Nuestra visión es delicada y en verano la incidencia del sol puede causar molestias. Por esto te damos 10 razones por las cuales proteger tus ojos con gafas de sol.

 

  • 1. Protección frente a la radiación ultravioleta, lo cual reduce el riesgo de sufrir cataratas y otras lesiones severas.

 

  • 2. Protección frente a la luz azul. A largo plazo, la exposición a la luz visible se ha identificado como un factor de riesgo de padecer degeneración macular.

 

  • 3. Mayor comodidad visual. Con el uso de gafas de sol se minimiza la intensidad de la luz ambiental y los deslumbramientos. Así vemos de forma más clara y evitamos fruncir el ceño y cerrar los ojos.

 

  • 4. Mayor rapidez de adaptación a la oscuridad. Al pasar cierto tiempo bajo la luz directa del sol, se puede dificultar la habilidad de los ojos para adaptarse rápidamente a niveles bajos de iluminación (en interiores o por la noche). El uso de gafas de sol nos ayuda a adaptarnos a los cambios de luz con mayor rapidez.

 

  • 5. Mayor seguridad en la conducción, ya que el uso de gafas de sol evita los deslumbramientos causados por los reflejos de la carretera o la luz brillante del sol.

 

  • 6. Mayor protección frente a los impactos durante la práctica deportiva. Las gafas diseñadas para hacer deporte ofrecen una mayor seguridad, ya que tanto las lentes como las monturas están hechas de materiales resistentes a los impactos.

 

  • 7. Efecto pantalla que evita el contacto de los ojos con el polen y el polvo ambientales. 

 

  • 8. Reducción de la sequedad ocular. Las gafas de sol protegen del aire y viento que pueden provocar sequedad ocular.

 

  • 9. Gafas de repuesto. Si utilizas gafas habitualmente, las gafas de sol graduadas pueden servirte de repuesto.

 

  • 10. Accesorio de moda. Las gafas de sol también son un complemento que puedes combinar con tu vestuario o actividad.