En esta fecha se recuerda que el 12 de mayo de 1811 nació en la ciudad de Florencia, Italia, Florence Nightingale, quien dedicaría su vida al cuidado de los enfermos. Formada en Inglaterra, fue la creadora de la carrera de enfermería profesional, fundando en 1860 en Londres una jerarquizada Escuela de Enfermeras.

A ella se debe el sistema de hospitales de Inglaterra. Durante la guerra de Crimea (año 1884) organizó en las más duras condiciones el servicio de enfermería en el frente, lo que la convirtió en heroína popular y le posibilitó recibir de manos del rey Eduardo VII la Orden del Mérito, otorgada por primera vez a una mujer.

Nacida en la Inglaterra victoriana, Nightingale fundó a mediados del siglo XIX la Escuela Oficial de Enfermeras, institución que introdujo reformas y mejoras en el sistema de salud de ese país que subsisten en nuestros días y que se han extendido por todo el mundo.

Ella fue la primera en expresar su convicción de que el conocimiento de la enfermería, y no sólo su práctica, era intrínsecamente distinto del de la ciencia médica. Desde entonces, los profesionales de la enfermería han logrado modificar su competencia y desempeño gracias al incremento de sus conocimientos teóricos.

Florence Nightingale, ejemplo de lucha y vocación solidaria, murió el 14 de agosto de 1910. Su obra perduró y adquirió gran magnitud a través del Consejo Internacional de Enfermeras; desde su sede en Ginebra, Suiza, y a través de sus 114 Asociaciones Nacionales lleva a cabo acciones de apoyo al personal de enfermería de todo el mundo.

 

Respetuosamente silenciosos frente a lo inevitable, alegres frente a la vida, prudentes también cuando se deben sortear momentos duros, son genuinos asistentes de los servicios médicos durante las 24 horas, todos los días del año. Para todos ellos, ¡Feliz día!