Carminne Dodero, creadora del Six O‘Clock Tea en Buenos Aires, presentó la 27ª edición del tradicional té desfile que esta vez fue a beneficio de del Hospital Pedro de Elizalde (ex Casa Cuna). En esta ocasión participó el diseñador español Jorge Vázquez que presentó su nueva colección Resort 2018 junto a la de otros colegas argentinos. Nosotros habló en exclusiva con él acerca de su universo. Conocelo aquí.

Textos: Georgina Lacube.

Oriundo de Betanzos, una ciudad de la provincia de La Coruña donde las mujeres siempre se caracterizaron por su elegancia e impronta chic, Jorge Vázquez supo desde muy pequeño que quería dedicarse al diseño de modas.

Hijo de una madre modista, la mayor parte de su infancia estuvo rodeado de costureras y aprendices que le enseñaron a coser y le infundieron ese amor por la distinción que hoy signa todas sus colecciones. Pese a la negativa de su padre, quien quería que estudiara Arquitectura, Vázquez partió hacia Madrid para formarse. Y mal no le fue. Con 18 años, y transcurridos apenas seis meses de estudio, fue convocado por Zara para que realice las colecciones de hombre de esa famosa firma española. Luego de un Máster en la Escuela Superior de Diseño de esa capital y de realizar cursos de ilustración y diseño en Philadelphia (EE.UU.), regresó a España donde fue convocado para colaborar en el departamento de diseño de la firma gallega Antonio Pernas. Su carrera también incluyó colaboraciones para Ángel Schlesser, Loewe (firma para la que creó la colección de prêt-à-porter de mujer en 2006) y El Corte Inglés. Tras abrir su propia firma, enseguida fue apañado por las mujeres de la alta sociedad española, las mismas que hoy le son fieles e integran “la armada de JV”. Entre ellas se cuenta a Alessandra de Osma (hija de la aristocracia limeña), que lo convocó para que le realizara el vestido de bodas con el que contrajo matrimonio con el príncipe Christian de Hannover. Con la cotización de sus creaciones al alza desde que nació la firma, esta no para de crecer: hoy tiene tiendas en Madrid, La Coruña y Palma de Mallorca.

-¿Cómo definirías tu estilo?
-Es muy femenino, elegante y atemporal pero con un toque de tendencia. En España dicen que es “muy pijo” (en Argentina sería “muy cheto”). Lo mío es una moda que dura muchas temporadas y es versátil.

-¿Quiénes son tus referentes?
-Modisto españoles como Balenciaga y Manuel Pertegaz. También Dior y Coco Chanel, así como los años ‘20 y ‘50, donde la mujer era híper femenina y muy glamorosa. En ese entonces, ellas tenían tiempo para arreglarse y ponerse joyas. Lamentablemente, hoy nos hemos puesto tan cómodos que vamos al ballet en jeans y remera. Lucho porque la gente se lookee. No hay nada más que lindo que verse guapo y ver cosas bonitas. Adoro ver a una mujer producida ostentando un buen vestido, zapatos y bolsos. Creo que esas épocas daban cuenta de una feminidad distintiva, en cambio, actualmente, por el ritmo de vida que llevamos, ya no nos ocupamos de nuestro aspecto.

Jorge Vazquez y Carmine Dodero

-¿La elegancia es una cuestión de presupuesto?
-Para nada. Más bien es un tema de actitud.

-¿Cómo te llevás con la tendencia de la moda unisex?
-Muy mal porque no puedo entender que una mujer se identifique con la silueta de un hombre. Más que nada porque las proporciones son otras, los hombres tienen más espalda, otro tipo de piernas y no tienen cadera ni busto. La mujer tiene curvas y otras formas de moverse y hasta de sentarse. El hombre se sienta con las piernas abiertas y esto usando pollera se vuelve poco práctico. Para mí no es más que un tema de marketing.

-¿Usted se reconoce más como de alta costura o de prêt-à-porter?
-De ambas. Amo la primera porque es puro sueño y magia, no hay límites, no hay barreras y lo tienes todo a favor, es imaginación, gusto y creatividad. Pero reconozco que es muy elitista. Por el contrario, el encanto del prêt-à-porter radica en que se llega a más gente y te conocen más.

-Cuéntenos acerca de la colección que presentó en el Six o’clock
-Mostré la colección resort 2018 (línea con ropa de verano que se ofrece a clientes que pasan sus vacaciones de invierno en lugares cálidos) que presenté hace poco en Ibiza. Se trata de una colección muy años ‘70, inspirada en el célebre pintor francés Henri Rousseau, en la que predominan las estampas selváticas en pañuelos, bordados o vestidos. La ejecuté con materiales muy nobles como el lino, el algodón o la seda, tanto para camisería como para túnicas. Es una colección muy ponible y comercial, con algo de cóctel pero usable y en la que domina una paleta con colores muy neutros como el camel, el negro y el crudo y pinceladas de azul cielo empolvado y mostazas. También sumé un tono verde hierba potente y un mostaza eléctrico. Consiste en un adelanto de lo que mostraré en breve en el Mercedes Benz Fashion Week de Madrid.


-¿Cómo fue vestir a Alessandra de Osma para su casamiento?
-Nos conocimos gracias a un amigo en común. Desde entonces nos hicimos muy amigos y me empezó a encargar vestidos para usar en las bodas de sus amigos y otros eventos. Hasta que un día me contó que iba a contraer matrimonio y me pidió que le arme una propuesta con varias opciones de vestidos. ¡Yo no lo podía creer! Más aún cuando me confesó que le había hecho el mismo pedido a Giambattista Valli y finalmente había decidido comprarme el vestido a mí! Además fue súper fácil trabajar para ella porque todo el tiempo se mostró abierta a nuestras sugerencias. Además de tener muy buena onda, es una mujer bellísima, con un pelo y unas facciones súper elegantes.


-¿Cómo se lleva con las redes sociales?
-Tengo un sentimiento encontrado de amor y odio. Creo que si se usan bien son muy buenas (yo las uso para compartir y enseñar cosas lindas), pero también noto que detrás de ellas se esconde gente que las usa para hacer daño y destruir. Me parece que cuando algo no gusta lo más importante es respetar al otro y no criticarlo. Esto en las redes no ocurre. Tampoco me gusta que se venda mucho humo. Me ha pasado de ver a mujeres en Instagram súper guapas y después, cuando las ves en persona, te das cuenta de que no es la misma que se muestra en un posteo. Hay mucho retoque. También demandan mucho tiempo, porque hay que generar mucho contenido, y yo no tengo tiempo para eso.

-¿Cómo ve a la mujer argentina?
-De lo que he visto noto que es una mujer muy femenina. Siendo que no hay moda internacional igual se viste muy bien con diseñadores locales muy buenos. He conocido a Rossella della Giovampaola, y me encontré a una mujer hipnótica, con un cuerpo y un exquisito gusto por la alta costura. Es una lástima que en Argentina no haya moda internacional porque si no hay pluralidad no es posible disfrutar del “juego de la moda” como tal. Desde ya que me encantaría vender lo mío aquí.


-¿A quién le gustaría vestir?
-A Gwyneth Paltrow. Además de ser muy buena actriz, es una mujer muy natural, femenina, atemporal que no tiene aires de diva. Además me gusta porque es anti cirugías. Su cara luce intacta con sus pecas naturales y tiene un look aniñado y angelical que me gusta mucho.

-¿Cómo sería su guardarropas ideal?
-Ese que tiene unos buenos jeans, una camisa blanca y un pantalón y vestido negro, esos que siempre te sacan de muchos apuros. Y si el presupuesto lo permite, agregaría un suéter de cachemir y un buen bolso y zapatos de calidad. Es preferible tener cinco piezas buenas a diez malas. No apoyo la rueda de comprar y tirar, al final así se gasta lo mismo que comprando algo más caro. Es mejor un buen abrigo sastre de color camel que te dure seis años a tener cinco en varios colores distintos que duren menos de un semestre. Pura razón.