Regalos, Deco y Compras Navideñas


En esta época del año y con motivo de las fiestas encontramos en el mercado una gran oferta de beneficios, descuentos, promociones, el famoso 2 x 1, 50% o hasta un 70% de descuento en la segunda unidad, vouchers de compras superando un determinado monto para la próxima compra, canje de puntos, etc.

Por: Nadia Novillo

Cuando realmente sabemos lo que necesitamos es una excelente oportunidad para aprovecharlos y realizar “Compras Inteligentes”.

¿A qué me refiero cuando hablo de compras inteligentes? A compras que fueron previamente pensadas y analizadas, compras planificadas, compras necesarias, compras que tenemos la certeza que vamos a poder afrontar los pagos.

De ninguna manera quiero transmitir un mensaje que debemos salir a comprar porque hay beneficios.

En tiempos de vísperas navideñas, fiestas de fin de año, el inicio de la temporada de verano y las vacaciones, el consejo es hacer una Check List de regalos, prendas que queremos, cosas para el hogar, ya sea vajilla, copas, manteles, si vamos a recibir gente en casa, mobiliario de jardín, accesorios deco, todo aquello que creemos necesario y hace falta.

Por supuesto antes de concretar estas compras debemos analizar de manera consciente y responsable si estamos en condiciones de hacer frente y permitirnos incurrir en estos gastos, si son imprescindibles, necesarios, si tenemos lugar en casa, dónde los vamos a ubicar o poner, cómo lo vamos a llevar, si el traslado va a requerir contratar un servicio de flete, si se trata de algo que nos encanta, si es razonable y lógico el precio que vamos a pagar por el producto, la prenda o el mueble.

Evitemos vernos tentados o seducidos por estos descuentos y caer en compras compulsivas o impulsivas porque de este modo dejarían de ser inteligentes.

El error más común es comprar un color que no es el que elegiríamos habitualmente o un talle que no es el que necesitamos, o incluso algo que no nos mata de gusto pero como hay descuento decidimos llevarlo de igual manera, esto lejos de ser una buena compra es un gasto innecesario. Lo mismo ocurre cuando empezamos a ver cosas que tenemos que preguntar a un vendedor para qué sirven o cuál es su utilidad, nos generamos en ese instante la necesidad, y el deseo de compra, nos convencemos a nosotros mismos que es absolutamente indispensable.

Otra conducta que se suele observar por parte de algunos consumidores es comenzar a cargar en su carrito lo que ven que llevan otros como si el hecho de que haya bonificaciones significaría que les van a regalar la compra.

La sugerencia es una vez que hicimos la lista de compras, definir un presupuesto estimado para gastar, ver cómo lo vamos a distribuir, de qué manera lo vamos a pagar, analizar si es conveniente o no financiarlo, hacer una proyección de montos a pagar aproximada.

Una advertencia, que pagar los montos mínimos de las tarjetas de crédito no sea una posibilidad, porque luego esto se convierte en una bola de nieve de intereses y cada vez se complica más cancelar esa deuda.

Las fiestas no deben ser causa de endeudamiento ni de estrés, debemos apelar al sentido común y más aún en tiempos difíciles y de crisis.

Detalles Deco

Todo lo que respecta a decoración es una invitación a ser creativos e ingeniosos, a reciclar, a reutilizar, a dar nuevos usos, a cambiar cosas de lugar.

Busquemos alternativas simples, sencillas y económicas con adornos DIY (Do It Yourself) hechos por vos mismo, juntemos piñas, ramas, hojas, eucalipto, podemos secarlas y pintarlas con aerosol o presentarlas naturales, acompañemos con velas, cintas, utilicemos frascos como floreros y centros de mesas.

Regalos

Un regalo, un obsequio, un presente, es algo pensado, elegido e incluso hecho por nosotros mismos con amor y dedicación, con la intención de sorprender a quien se lo vamos a entregar, no es necesario que sea grande, ni costoso, es el gesto, es la actitud, es el detalle de agasajar a alguien.

Lo importante no es el regalo como objeto material sino las manos de quienes lo entregan y es la posibilidad de mimar al destinatario con una una dedicatoria en la que podemos expresar cuanto lo queremos, lo importante que es contar con su presencia y compañía en nuestra vida y desearle buenos augurios y deseos, en la mayoría de las ocasiones tiene más relevancia, valor sentimental y afectivo la tarjeta que el obsequio.

En el caso de los niños es fundamental el factor sorpresa, y es una tarea fácil porque ellos son pura inocencia, hay típicos regalos que son los que hacen los padres, los que ellos piden a papa Noel: la muñeca, la pelota, la bicicleta, pero luego llegan abuelos, tíos y padrinos con más regalos y termina siendo un despropósito, porque es sabido que tanta cantidad los abruma, pierden interés y luego no juegan con nada. Es común escucharlos decir “estoy aburrido” y la respuesta de sus padres es “cómo puede ser que estés aburrido con todos los juguetes que tenés”.

La propuesta es regalar algo distinto, original, regalar “momentos”.
Regalar algo que los entusiasme y llame su atención, dependiendo de la edad y de sus gustos, se puede regalar una invitación/vale/voucher, para hacer una piyamada con todos los primos en casa de tíos o abuelos, un día de picnic, una jornada de pesca, un día de campo, una salida al cine, una carrera de bicicletas entre hermanos o/y primos con premios para los tres primeros puestos, un tesoro escondido con premios que sean golosinas, un día para ir a cocinar su receta preferida a casa de la abu/tía/madrina, un curso o taller de pintura o algo específico que sabemos es de su interés y agrado, una entrada a un recital/obra de teatro/espectáculo.

En esta Navidad ordenemos prioridades y demos lugar a lo verdaderamente importante.

Esta Navidad regalá amor, regalá cariño, regalá tiempo, regalá amistad, regalá complicidad, regalá confidencia, regalá valores, regalá compartir una Navidad unidos y en familia con tu gente querida.

Previo Club de Lectura
Siguiente EDICIÓN IMPRESA 15-12-2018