Luciana Ceresola: mujer sin vueltas


En una entrevista descontracturada donde sólo faltó el mate y lejos de formalidades, la charla fluyó de forma amena. El cariz de la complicidad entre mujeres se tradujo en confesiones del accidente sufrido con un zapato de la entrevistada, al que la entrevistadora respondió con un ruedo descosido del vestido. De ahí en más, la maternidad, la sociedad, los roles y la política fueron algunos tópicos que se tocaron.

Textos. Romina Santopietro. Fotos. Mauricio Garín.

Luciana Ceresola es Concejala electa del Pro en Santa Fe por el período 2017-2021 y Presidenta del Honorable Concejo Deliberante de la ciudad.
Desde sus redes se define de la siguiente manera: “Mi nombre es Luciana Inés Ceresola, tengo 37 años y nací en la ciudad de Santa Fe. Cursé todos mis estudios en el Colegio Nuestra Señora del Calvario, en el año 2001 ingresé a la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral donde me recibí de Abogada en el Año 2006 y de Especialista en Derecho Notarial en el año 2008. En el año 2007 comencé a trabajar con la diputada Alejandra Vucasovich y en el año 2011 integré la lista de Concejales de Unión Pro Federal en el quinto lugar. Hoy tengo el honor de acompañar al proyecto Nacional Cambiemos en mi querida ciudad como Concejal electa para el período 2017-2021”. Es mamá de Salvador y Felicitas. Fue la primera mujer del Pro en el Concejo.


Comenzando por el principio, Luciana cuenta que desde siempre se interesó por la política, y cuando dice desde siempre, es desde su niñez. “Mi papá fue funcionario de Reviglio, es peronista. Siempre la política estuvo en la mesa y aunque mi abuelo era antiperonista, la discusión siempre fue muy sana, no había grieta”, recuerda con una enorme sonrisa. “Tengo memoria de estar en la casa de mi vecina escuchando los discursos de Alfonsín, recuerdo las elecciones de Menem… Siempre me interesó. Cuando empecé la facultad mi papá me pidió que no militara hasta recibirme. Y eso hice”.


Se recibió en cinco años y comenzó a buscar un espacio donde poder militar y trabajar por Santa Fe.


Apasionada, asegura que necesita “ponerse la camiseta” de aquello en lo que cree y la representa. “Toda mi vida jugué al hockey y aprendí a trabajar en equipo. Por eso me siento a gusto con mi partido, vi que era gente muy joven, con una visión más moderna de la política, no tan tradicional y veía que había muchas mujeres. En general, en la política a la mujer se la relegaba a los espacios sociales o de beneficencia. No a la parte activa o de toma de decisiones”, describe la concejala.


Hoy se vive un momento histórico de participación de la mujer, de hecho nunca hubo tantas concejalas en el recinto. Y también es histórico que se trabaje de manera conjunta desde los diferentes bloques en las políticas de género para la ciudad. “Estoy trabajando mucho con Laura Mondino, y eso que tenemos posiciones diferentes en cuanto al aborto” -Luciana es pro vida y Laura está a favor de la despenalización-. “Políticamente venimos de lugares distintos, pero se aprende a trabajar con metas comunes”.


“Siempre me preguntan cuál es el rol de la mujer en la política. Y ese rol es el mismo que la mujer cumple en la sociedad. Luchando todo el tiempo por ganar nuestro lugar, teniendo que dar explicaciones todo el tiempo… Por ejemplo, si salgo con mi marido, a mí me preguntan por mis hijos y a mi marido por el trabajo”, enfatiza. “Nunca pensé en dejar de trabajar. Soy conciente que es porque tengo una red familiar que me permite dedicarle el tiempo que le dedico a mi profesión, porque puedo confiar en mi marido, mi mamá, mi suegra, mi hermana, mi papá también… en la familia. Ser mamá te genera empatía. Si hay algo que entiendo es la situación de las mujeres que están desbordadas. Tenemos que refrendar lo que hacemos todo el tiempo. Y tenemos más juzgamientos. Siempre hay una mirada acusadora sobre el rol de la mujer”.


En el ámbito laboral, intelectual, de gestión Luciana considera que “las mujeres hemos demostrado sobradamente estar a la altura. Y si estamos ahora en estos lugares, es gracias a que muchísimas mujeres nos abrieron antes el camino, pagando el precio y poniendo cuerpo. Desde las sufraguistas de 1800 hasta las que laburamos en la actualidad. Queda más por conquistar. El Día de la Mujer se conmemora porque quemaron mujeres. Pasaron 110 años y nos siguen quemando. Es una lucha desigual. Y eso pesa, como mujeres en la política, no poder resolverlo”, resume.


Se ríe a carcajadas ante la pregunta de si es una madre democrática. “Y… todavía son muy chicos. -Salvador tiene 4 años y Felicitas 7 meses- Pero yo vengo de una familia bastante democrática y accesible. Mis papás formaron la familia siendo muy jóvenes, siempre hubo diálogo, se parlamentaba y se votaba… yo quiero eso para mi familia también. Me gustaría poder hacer algo por mis hijos para que la sociedad en donde vivan sea mejor. Que pudieran disfrutar de salir sin miedo de jugar afuera, o de volver de la escuela, o de sufrir bullying. Quiero darles las herramientas para que sean fuertes y sepan que el sostén siempre va a estar en casa, que tengan mucha autoestima. Y sobre todo, quiero que sepan que sus padres y la familia siempre van a estar para apoyarlos. Darles un hogar al que siempre quieran volver”.

Previo Juliana Ulla: “La danza es una forma de comunicarnos”
Siguiente Productos para revivir el cabello castigado