El Día Mundial de Lucha contra la Rabia (World Rabies Day) se celebra todos los años el 28 de Septiembre. Tiene por objeto insistir en las consecuencias de la rabia humana y animal y explicar los medios para prevenir y atajar la enfermedad combatiéndola en los animales.

Entre los organizadores se cuentan la Alianza por el Control de la Rabia (ARC), asociaciones de estudiantes de veterinaria, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, universidades, asociaciones profesionales de médicos y veterinarios, y grupos comunitarios a nivel local en todo el mundo.

La misión del Día Mundial de la Rabia es incrementar la concientización mundial acerca de la rabia, promover la educación sobre el control y prevención de la rabia a nivel local, y movilizar y coordinar recursos hacia la prevención de la rabia humana y el control de la rabia en animales. Aunque el impacto mayor de la rabia ocurre en regiones del mundo donde hay mucha necesidad, la rabia ya no se debe desatender. Las herramientas y la tecnología para la prevención de la rabia humana y canina son disponibles.

La rabia en los seres humanos es totalmente prevenible por vacunación y atención médica oportuna. Sin embargo, mata al menos 55.000 personas anualmente, o sea una persona cada 10 minutos.

¿Qué es la rabia?

Nosotros consultamos a los veterinarios Nicolás Scoppa, Stella Garbarino e Ignacio Trobec, quienes respondieron todas las dudas sobre esta enfermedad.

Es una enfermedad viral que afecta el sistema nervioso central tanto de animales como de seres humanos, lo que la convierte en una zoonosis, ya que se puede transmitir de los animales al hombre.

La mayoría de los animales afectados por esta enfermedad son de sangre caliente. “Por ejemplo, reptiles y aves no son susceptibles de contraer rabia”, precisa Stella Garbarino.

Existen dos tipos de “ciclos” de rabia: rural y citadino. ¿Cómo puede llegar la enfermedad a la ciudad? “A través del contacto del hombre con animales silvestres infectados, o por murciélagos que hacen nichos en las ciudades”, describe Nicolás Scoppa. “Y es muy importante recalcar que es una enfermedad mortal”.

“Es una enfermedad que no se extingue, que permanece en el ambiente”, acota Ignacio Trobec. “Y recrudece cuando proliferan los animales que la transmiten o cuando se deja de vacunar. Por eso es tan importante realizar las vacunaciones todos los años”.

“El murciélago es transmisor de rabia. Debido al cambio climático, la tala y la destrucción de su hábitat silvestre, migra a las ciudades. Y al no haber depredadores para estos animales, esto hace que aumente la población y con eso, aumenta el riesgo de que la enfermedad aparezca”, sigue Scoppa. Y agrega: “es un animal necesario para el ecosistema. La respuesta no es exterminarlo, pero sí se deben hacer controles periódicos sobre las poblaciones que habitan en las ciudades, para verificar si existe la presencia del virus. Y estas acciones se complementan con la tenencia responsable de mascotas. Y el agente de la salud, el veterinario, también colabora en estos controles”.

¿Qué hacer en caso de ser mordidos por un animal?

“Tenga o no tenga rabia, el procedimiento al ser mordidos por un perro -o un gato- es el siguiente: hacer la denuncia, e ir inmediatamente al efector de salud. Al perro que mordió, si no se sabe si está vacunado o no, se lo mantiene en observación en el Antirrábico por 10 días. Si el animal presenta síntomas, se procede a practicar la eutanasia. Esto es por ley, no hay opción. Por eso es tan importante vacunar a nuestras mascotas”, insisten los profesionales.

“Es una enfermedad de denuncia obligatoria”, continúa Scoppa. “Si vos venís caminando por bulevar y tu perro muerde en la mano, la pierna, o el tobillo, tanto la persona a la que mordió como el sueño deben consultar al veterinario y al médico de forma urgente. Debe dirigirse al hospital público o dispensario para ser atendido, y el perro al veterinario para el control de la vacuna. Hay que ver si está al día, porque hay mucha gente que piensa que es una sola dosis, y es una vacuna que se coloca todos los años”, aclara Garbarino.

“La persona mordida debe inmediatamente lavarse manos y herida con agua y jabón o detergente. El virus de la rabia tiene una cubierta grasa, lo importante es lavarse con mucho jabón y asistir de inmediato al médico”, cierra Garbarino.

“La vacuna es anual y obligatoria para perros y gatos, por ley nacional”, determina Scoppa.

“No hay excepciones: no importa si viven en departamento, si no salen, es obligatoria. Y es la mejor manera de proteger a las mascotas”, explica Trobec.

La concientización acerca de la rabia tiene que ver con la salud pública, con la tenencia responsable, con control de la población de perros y gatos callejeros y con la castración de animales.

“La vacuna es, por ley nacional, anual, obligatoria y gratuita. No hay excusas para no llevar a nuestra mascota a las campañas de vacunación. Todos los animales pueden recibir su dosis.