36 horas en Buenos Aires


Una breve guía presenta opciones para recorrer y disfrutar los encantos porteños de una manera diferente.
Textos. Revista Nosotros. Fuente y fotos: Ver & Comunicar.

La Ciudad de Buenos Aires es reconocida por sus puntos turísticos como el Obelisco, Caminito, el Teatro Colón, entre muchos otros. Sin embargo existen otros rincones, calles e historias que pueden encontrarse en una escapada de fin de semana y que valen la pena conocer.


Con una gran variedad de barrios, puntos turísticos, nuevos restaurantes, hoteles de lujo y lugares artísticos. La creatividad de los porteños se luce en todos los detalles.


¿Qué hacer para tener una perspectiva completa de la ciudad en sólo 36 horas? ¿Cuáles son las opciones? Acá hay algunos puntos que hay que conocer.


Street Art
Hace años que la ciudad transformó sus paredes, dando lugar al talento de artistas como Tano Verón y Campos Jesses, que imprimen su estilo en edificios, muros y espacios públicos. El Street Art tiene mayor presencia en los barrios de San Telmo, Palermo, Colegiales, Villa Crespo, Chacarita y Villa Urquiza. Sin embargo, hoy en día en cualquier rincón de la ciudad se encuentra su toque. Recorrer y sacar fotos de estas expresiones artísticas es un buen plan para llevarse recuerdos de la ciudad.


Palermo Soho
El circuito de moda y arte más cool de Buenos Aires. No sólo por su oferta nocturna, sino también por la calidez barrial, la belleza de las casonas antiguas y el estilo de los galpones vanguardistas y bohemios. La única clave para recorrer este atractivo barrio es caminar sin rumbo y perderse en sus calles arboladas.

Jardín Botánico.


Tour verde
Buenos Aires no es sólo una capital urbana con edificios de corriente europea, hay además amplios espacios verdes, con árboles de todo tipo, que son verdaderos paraísos. Desde los Bosques de Palermo, con sus 25 hectáreas verdes ideales para hacer caminatas, correr, andar en bici y disfrutar del sol; pasando por Plaza Francia y el Jardín Botánico, dos espacios públicos que funcionan como un oasis en el centro de la ciudad; hasta el Jardín Japonés, un tesoro escondido en la ciudad que abre las puertas a un paseo por el país nipón.


Recorrido por clásicas tiendas de vinilos
La Av. Corrientes es reconocida por sus teatros, librerías y pizzerías. Sin embargo esconde una de las mayores colecciones de vinilos de la ciudad: clásicos, discos nacionales e importados, e incluso alguna joya de colección puede encontrarse en locales que pasan casi desapercibidos pero que esconden historia en sus bateas. Una visita obligado para los melómanos pero también para quienes desean conectar con la historia de la música en un solo lugar.


Mirar la ciudad desde arriba
¿Te imaginás disfrutando del atardecer entre edificios históricos? Este circuito de Rooftops conecta tres puntos: Centro, 9 de Julio y Avenida de Mayo, y con sus edificios emblemáticos promete vistas panorámicas y atardeceres increíbles. El Salón 1923 dentro del Palacio Barolo, la terraza del Club Americano de Buenos Aires, o el clásico Cielo Sky Bar del Hotel Grand Brizo, se destacan por su arquitectura, oferta gastronómica y coctelería.


Puerto Madero
Una opción diferente es acercarse al embarcadero de Puerto Madero y sumarse a un paseo en barco por el Río de la Plata. Salir de la típica caminata por la zona peatonal y disfrutar de la naturaleza que rodea la ciudad. Es una experiencia para vivir el lado más natural y relajado de Capital Federal.


Cervecerías artesanales
Basta pararse en cualquier punto de la ciudad y mirar alrededor para notar todas las opciones de cervecerías disponibles. Galpones cerveceros, grandes franquicias, pequeños barcitos ocultos, o patios luminosos: todos espacios pensados para pasar un hermoso rato tomando una cerveza con amigos.

Previo "Pachamama", del argentino Antín, entre los 32 aspirantes al Oscar animado
Siguiente Recomendaciones para una exposición solar segura