Más del 90 por ciento de los internautas latinoamericanos comparte fotos y videos de sus viajes y vacaciones en redes sociales, mientras que un 61 % de los que tienen entre 16 a 24 años comparte imágenes privadas o sensibles, una situación que puede convertirse en una oportunidad para delincuentes, advirtieron especialistas en seguridad informática.

 

Alrededor de 3.000 millones de personas (el 40 % de la población mundial) accede a redes sociales, en su mayoría a través de dispositivos móviles, y Facebook sigue siendo la plataforma más elegida, según un estudio de las empresas de monitoreo digital Hootsuite y We Are Social.

 

Una de las actividades principales en esas redes es la de compartir fotos e información variada, lo que da como resultado una alta exposición de la información que siempre fue privada y que se vuelve accesible para desconocidos.

 

“Nos cuesta considerar nuestra información personal como un activo importante de proteger. Es más fácil tener consciencia de la importancia de cuidar información relativa con nuestras cuentas bancarias o contraseñas de acceso, que información que pueda estar contenida en una foto o en un comentario inocente”, señaló Fernando Spettoli, vicepresidente de Seguridad para Latinoamérica de la empresa de datos Equifax.

 

Si bien “es indiscutible que las generaciones de los jóvenes (conocidos con el nombre de ‘millenials’ y nativos digitales’) ven como natural y hasta positivo el hecho de compartir tanta información online, no son tan conscientes de los riesgos que asumen cada vez que eligen compartir sus fotos con otros y esto es aprovechado por aquellos con intenciones de dañarlos”, agregó, a través de un comunicado.

 

“Si quiere compartir ese tipo de fotos, hágalo al regreso del viaje”, recomendó. Asimismo, sugirió a las personas que subir una foto o información a la red, es una forma de perder el control sobre la misma. Por lo tanto, en caso de “asumir ese riesgo”, es recomendable verificar que la configuración de privacidad sea la deseada para que en principio, sea únicamente accedida por los contactos que la persona quiera.

 

El especialista también indicó que si las personas usan su celular para acceder a las redes sociales, es recomendable que eviten las publicaciones con geolocalización, ya que “los delincuentes podrán armar cronogramas de sus movimientos o rutinas a través de esta información .Es fundamental tomarnos unos segundos para pensar tres veces si es necesario, antes de publicar algo en las redes sociales”, concluyó Spettoli.