La organización de defensa de los animales Peta y el fotógrafo naturalista británico David J. Slater llegaron a un acuerdo extrajudicial para resolver una larga disputa en torno a quién tiene el copyright de una imagen de un mono que se hizo una selfie, informó Peta.

 

El conflicto giraba en torno de los derechos de propiedad de la foto que se tomó el macaco Naruto en la isla indonesia de Sulawesi en 2011. Slater había dejado una cámara sobre un trípode y Naruto se acercó y apretó el obturador.

La imagen, que muestra al animal mirando intensamente a la cámara y sonriente, dio la vuelta al mundo. En 2015, Peta demandó al fotógrafo en nombre del mono reclamando los derechos y el caso fue tratado en una corte de San Francisco en segunda instancia después de ser rechazada en un primer momento la demanda.

 

En el acuerdo, Slater se mostró dispuesto a destinar el 25 por ciento de sus futuros ingresos por la selfie a organizaciones benéficas que se ocupan de proteger a Naruto y al resto de macacos en Indonesia, señalan ambas partes en un comunicado conjunto.

 

El caso generó un intenso debate sobre los derechos jurídicos de los “animales no humanos” y la necesidad de ampliarlos, informaron ambas partes.