Como siempre Michelle Farr ofrece a sus pacientes lo último en materia de tratamientos estéticos disponibles en el mercado. En este caso, la clínica te cuenta sobre el equipo LipocellCrio Smart para el tratamiento de criolipólisis.

Soledad Vittori

Esta novedosa terapia para la eliminación de grasa localizada, destruye el tejido adiposo sin necesidad de cirugía. La técnica de la criolipolisis ofrece resultados iguales a la liposucción mediante un procedimiento médico-estético no invasivo que elimina la grasa corporal a través del frío.

Este mecanismo se basa en un descenso de la temperatura de la grasa localizada por debajo de los 0ºC. De esta forma, las células denominadas adipocitos se destruyen por la cristalización y posterior eliminación gradual de lípidos durante un período de entre dos y seis semanas.

La terapia con LipocellCrio se divide en 5 minutos preliminares de calor, para relajar y aumentar la circulación sanguínea local, y luego se somete el pliegue a enfriamiento por un tiempo no menor a 40 minutos. La duración en cada área a tratar es de 45 minutos mínimo. Para realizar el tratamiento, se coloca un parche anticongelante entre la campana del mango y la zona a tratar del paciente para proteger la piel y evitar la cristalización de la misma. Es un procedimiento completamente indoloro.

Los adipocitos, luego de ser congelados, sufren de muerte celular programada. La célula grasa desaparece y disminuye el espesor del pliegue en el área elegida sin daño alguno. Logrando de este modo el objetivo del tratamiento que es la reducción de la masa grasa.

La Criolipólisis se considera un método seguro tanto para hombres como para mujeres que buscan la eliminación de grasa de áreas específicas como: abdomen alto, abdomen bajo, flancos, zona ginoidea y glúteos.

El tratamiento se debe aplicar en pacientes que hayan pasado por una evaluación previa con la profesional médica del centro de estética Michelle Farr.

Por tratarse de un método ambulatorio no invasivo, tras la sesión el paciente puede retornar a sus tareas habituales sin inconveniente alguno.