El verano es el momento ideal para reunirse con amigos y disfrutar del aire libre. Teniendo en cuenta algunos tips se puede lograr una ambientación especial que enmarque un gran encuentro.

Textos. Revista Nosotros.

El encuentro con amigos es un clásico del verano. Compartir un buen momento, con una rica comida, bebidas refrescantes y un entorno agradable conforman un plan perfecto.

 

La decoración, como siempre, puede dar el marco ideal para una reunión al aire libre y propiciar la charla amena, relajada y sin apuros ni horarios. Sin necesidad de invertir demasiado tiempo ni dinero, de forma sencilla, se pueden crear detalles elegantes, diferentes, con personalidad propia. Presentamos algunas ideas para inspirarse, planear, ambientar y crear un momento perfecto de bajo el sol:

 

* Cualquier lugar puede ser perfecto, una terraza, un pequeño jardín, un gran patio. Lo importante es incorporar los materiales y elementos imprescindibles para generar un entorno confortable. En este sentido es importante ser concientes del entorno y del espacio disponible. El tamaño y la cantidad de los elementos decorativos varía en función del las dimensiones del lugar. Cada elección debe realizarse teniendo en cuenta este punto.

 

* A la hora de preparar la mesa puede ser muy útil elegir un tema. El mar, las flores, el estilo hindú, son algunas entre mil opciones para desarrollar. Este será siempre el punto de partida para desarrollar la ambientación y buscar el resto de los elementos, incluso el menú y la música.

 

* Es un acierto ser organizado y ordenado. La vajilla, la cristalería, el mantel y las servilletas deben elegirse juntos y de forma coordinada. De esta manera se evitarán disonancias y se creará una mesa equilibrada.

 

* A partir de estas bases se pueden seleccionar adornos como servilleteros, centros de mesa o individuales acordes en cuanto estilo y color.

 

* Para una propuesta más informal, lo mejor es recurrir a los colores ya que estos aportan la alegría y la frescura propias de los encuentros de verano. La combinación de tonos puede ser arriesgada y original para generar alto impacto; o bien relajada, inclinada hacia colores pasteles dentro de una misma tonalidad. Cualquiera de las dos opciones dará como resultado que los comensales quieran quedarse por horas disfrutando el ambiente y el momento.

 

* Si en cambio la idea es lograr una decoración más elegante y formal, pero a la vez fresca, el blanco puede ser el protagonista indicado. Puede combinarse con mantelería o vajilla en tonos arena para una propuesta distinguida.

 

* Por último, un elemento no menos importante para generar un ambiente agradable es la música. A través de Spotify se puede crear una lista de reproducción acorde al estilo de la reunión y, especialmente, el gusto del anfitrión y de los invitados.

Consejos de experto

 

  • Copas o vasos: si son dos, conviene colocarlos en forma diagonal; si son tres, en forma triangular. De esta forma se evita que molesten y que se caigan.
  • Están muy de moda los servilleteros. Con un poco de creatividad pueden hacerse en casa, incluso.
  • Las servilletas no deben colocarse sobre el mantel.
    La elección de objetos como centros de mesa altos no está recomendada ya que dificultan la visual entre comensales.
  • En vez de colocar manteles, se puede optar por disponer centros de mesa e individuales siempre que la mesa sea cuadrada o rectangular y los comensales pares.