Ángeles Deló: el cielo es el límite


La pandemia no puede detener su vuelo y por estos días lanza el primer corte de su nuevo disco «Andando».

Textos. -romina Santopietro. Fotos. Gentileza.

La joven santafesina -oriunda de San Justo-, desde muy pequeña se enamoró de la música. Comenzó integrando el coro de su escuela y más tarde se animó como solista.

Casi jugando inició su camino, en un concurso de canto donde un amigo de la familia, un abuelo postizo, la anotó y ella prometió presentarse. Y casi sin pensar, subió al escenario y se robó la atención de la gente. Recuerda ese como su primer aplauso, y el nacimiento de su idilio con el público. Por supuesto, también ganó el concurso. Tenía 13 años.

Dueña de una voz dulce y melodiosa, a los 15 años grabó su primer disco «Volar lejos», que le permitió presentarse en sociedad, no sólo en Argentina sino también en México y Perú.

A los 18 años, presentó su segundo material discográfico «Ensayando caminos». En 2013, comenzó a recorrer las peñas de Cosquín con gran aceptación de los medios y del público durante las nueve lunas del Festival.

En diciembre de 2013, a sus 21 años, salió a la venta su tercer disco, el primero del género folclórico en su haber, «Así me declaro yo», el cual se presentó oficialmente durante el Festival Nacional de Folclore de Cosquín 2014.

En 2016 presentó «Mi paso por el Litoral». Este disco fue para Ángeles una búsqueda personal en su interior musical, que demandó meses de estudio y aprendizaje, para poder transmitir la particularidad del litoral.

«Andando»

Con la cuarentena declarada, Ángeles como tantos otros artistas comenzó a compartir vivos y videos desde su hogar.

«Voy a estar compartiendo videos desde casa con amigos músicos. Realmente me hace muy feliz que me inviten y compartir», cuenta.

«En cuanto al disco, te cuento que es un disco que se esta haciendo esperar, pero siempre profesé que lo que se hace esperar es porque algo grande trae, vale la pena… estamos trabajando en ‘Andando’, nombre ya elegido desde el año pasado. Ya hace un año arrancamos y se fue estirando porque tuve algún que otro problema de salud, luego por la temporada festivalera de verano y ahora, por la cuarentena… pero no nos quedamos quietos, hacemos videollamada compartida entre todo el grupo, que somos 6: Jonatan Baez y Oscar Castellano, en guitarras; Pablo Minen, en batería; Berna Lencinas, en acordeón; Alex Rose-Well en bajo; y yo) para ponernos de acuerdo, mostrar lo que hicimos, contarnos las ideas que se nos ocurrieron y así ir armando a la distancia. Armamos maquetas desde casa y vamos subiendo todo al drive para que cada uno escuche y opine», explica.

Todos los temas están maqueteados, con voz e instrumentos. Solo falta el último, el tema de cierre del disco para cuando puedan ir al estudio y grabar los instrumentos y sumar la voz.

«‘Andando es un disco muy especial para mí. Podría decirse que yo estaba esperándolo. Es de folklore claro, pero ya no del litoral netamente. Es más abarcativo. Incluye temas del litoral, pero también chacareras, cuecas y como frutilla del postre, me animé a compartir una composición mía en letra y música», cuenta con emoción. «Es una chacarera: ‘Chacarera de mis sueños’, que estaba guardada en mi cajón de canciones. Esta chacarera nació en un viaje en colectivo, la escribí viajando y cuando llegué a casa la grabé en el celu y la archivé… Hoy en 2020 sale a la luz».

Esta semana lanzó el primer corte de difusión.

«Nunca me quedo quieta, todos los que me conocen saben que soy una especie de motorcito prendido todo el día…. Y mi lema es: este sueño ya lo cumplí, ahora tengo que buscarme otro». Lleva cumplido un cúmulo de sueños. ¿Piensa detenerse ahí? ¡Claro que no! «Por algún lado hay que empezar, y yo arranco por ahí, por los sueños. Inicié este camino soñando», afirma, categórica.

Previo Plantas sanadoras
Siguiente ¿Por qué trabaja la gente?