Apple presentó el nuevo iPhone X, que no cuenta con el tradicional botón Home y se desbloquea con reconocimiento facial en lugar de por huella dactilar.

 

En el nuevo teléfono de Apple, la pantalla cubre prácticamente toda la parte frontal y mide 5,8 pulgadas, más que el modelo plus actual.

 

Otros fabricantes de smartphones también están apostando por la producción de teléfonos casi sin bordes. El chino Xiaomi o Samsung, entre otros, presentaron modelos de ese tipo.

 

El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, consideró que el iPhone X -cuyo nombre refiere al número diez y no a la letra- marcará la tendencia del sector para la próxima década. Hace diez años, el primer iPhone sentó las bases para el actual negocio de los smartphones.

 

A la vez, el nuevo teléfono se venderá a partir de 999 dólares en Estados Unidos, bastante más que otros iPhones, y estará disponible a partir de principios de noviembre.

 

Con la pantalla más grande ya no hay lugar para el botón redondo de Home, que permitía volver al menú inicial. Para ello habrá que arrastrar el dedo por la pantalla desde el extremo inferior.

 

El reconocimiento facial de Face ID cuenta con tres sensores diferentes que permiten hacerlo tridimensional, para que la tecnología no pueda ser engañada con una foto.

 

El software se adapta también a los cambios, como cuando un usuario se deja la barba, explicó el jefe de marketing Phil Schiller durante la presentación del nuevo iPhone en la sede de Cupertino.

 

Los datos son evaluados directamente en el aparato a través de inteligencia artificial. Este análisis permitirá al teléfono reconocer al usuario con diferentes peinados o con y sin anteojos, por ejemplo.

 

El sistema de reconocimiento no sólo sustituye al escáner de huella dactilar para el desbloqueo del teléfono, sino también para el sistema de pago Apple Pay.

La nueva tecnología permitirá además generar emojis animados que imitarán la mímica del usuario en tiempo real. Los sensores, ubicados en una pequeña franja en el borde superior de la pantalla, permitirán a su vez tomar mejores selfies.

 

El iPhone X se podrá cargar de forma inalámbrica y es compatible con dispositivos de carga inalámbricos. La versión con mayor memoria costará unos 1.145 dólares.

 

Apple anunció también nuevas versiones de los iPhone 8 y 8 Plus, que mantienen en general el diseño de 2014, pero cuentan con mejor chips y cámaras. Estos también pueden ser cargados de forma inalámbrica.

El iPhone es el principal producto de Apple y le genera más de la mitad de los ingresos a la compañía. Pese a que casi el 85 por ciento de los smartphones del mundo funcionan con el sistema operativo Android, de Google, Apple obtiene la mayor parte de las ganancias del sector gracias a su lucrativo iPhone.

 

Otra de las novedades presentadas hoy está vinculada con su reloj, que será independiente del iPhone gracias a que llevará una conexión de telefonía móvil. La tercera generación del Apple Watch, lanzado hace dos años y medio, podrá conectarse directamente a la red LTE.

 

“Esa fue nuestra idea desde el comienzo”, aseguró el ejecutivo Jeff Williams. Además se presentó una nueva versión de Apple TV, que permite ver videos en resolución 4K.