Mundialmente conocida por sus hermosas playas y un clima perfecto, aquí también puedes aventurarte fuera de la arena y encontrar un lugar lleno de historia, cultura, paisajes agrestes, exóticos platos locales y mucha diversión.

Textos. Vacaciones Felices. Fotos. Sabrina Casati.

 

Con aguas turquesas del Caribe, las playas de Aruba incluyen grandes extensiones sombreadas, retiros de calma y silencio, lugares para tomar el sol y para practicar los deportes playeros. A lo largo de siete millas en la costa occidental, la isla está llena de resorts con muchas actividades. Se puede descansar en la playa, nadar, bucear, practicar kitesurfing, esquiar en el agua, ir en neumático, parasailing, tabla de remo y todo tipo de disciplinas acuáticas, todo esto a pocos pasos de usted.

 

Hay razones de sobra para asociar a Aruba con la felicidad. Y es que no existe otro sentimiento para describir el hecho de acostarse a tomar el sol sobre una cama de arena blanca y luego refrescarse con el agua cristalina del mar Caribe, o de estar inmerso en el fondo de un océano lleno de colores y seres fascinantes.

 

Por estas razones y algunas más, hace muchos años un grupo de creativos encargados de inventar un slogan para la isla, decidieron llamarla simple y sencillamente “One Happy Island”.

 

No hay duda de que en Aruba se respira siempre un ambiente de felicidad que es capaz de contagiar a cualquier turista y arrancarle una sonrisa a cada persona que llega a bañarse a sus playas, disfrutar de sus lujosos resorts o pasar noches increíbles en los mejores clubes de la isla.

 

Aruba es un puerto elegido por muchas navieras para hacer su recorrido por las Antillas.

 

Palm Beach es una franja con dos kilómetros de largo, hogar de hoteles glamurosos de gran altura, perfecta para la práctica de deportes náuticos, con muelles, kioscos, restaurantes y tiendas. Sus aguas tranquilas hacen de esta playa un lugar ideal para los nadadores y buceadores.

 

Un paseo a lo largo de la costa, es imprescindible para el ejercicio y la reflexión silenciosa, viendo la puesta de sol de color naranja o disfrutando de la luz de las velas comiendo descalzo en la playa, este puede ser uno de los finales perfectos para un día relajado de sol y mar.

ORANJESTAD

 

En Aruba, Oranjestad tiene una mezcla única entre lo antiguo y lo moderno que le da un encanto especial a la capital. En esta ciudad portuaria, en sus calles y centros comerciales, se encuentran las boutiques de las marcas más prestigiosas, pequeñas tiendas y deslumbrantes joyerías. A lo largo de sus calles se encuentran fascinantes edificaciones hermosamente restauradas, como la célebre “stadhuis” verde, donde funciona el ayuntamiento y las parejas vienen a casarse.

 

La Surfside Beach Oranjestad es la playa de la ciudad que se encuentra junto al famoso parque lineal en el centro de Oranjestad. Es todavía considerada como un tesoro escondido para los turistas y lugar de descanso favorito de los lugareños.

 

Relájese bajo las refrescantes sombras de los árboles Kwihi y disfrute de una hermosa puesta de sol mientras ve pasar los majestuosos cruceros y pescadores locales que pasar.

 

El museo y fábrica de aloe muestra los 160 años de historia del aloe de la isla. Aquí se ofrecen múltiples líneas de producto. Disfruta de mezclas de origen natural para el cabello y de la piel, hechos con aloe puro de Aruba.

 

El antiguo faro California yace como un silencioso centinela en el área conocida como Hudishibana cerca del extremo noroeste de la isla, el cual se caracteriza por tener el escenario más espectacular de la misma, debido a sus grandes y onduladas dunas de arena y una orilla de roca de coral. Su nombre se debe al naufragio del famoso barco estadounidense California, frente a la costa de la isla. El faro está ubicado en una elevación junto al mar y se ha convertido en uno de los hitos escénicos de Aruba. Además ofrece una vista panorámica de la costa oeste de la isla con sus playas de arena blanca. Un restaurante cercano ofrece refrescos de día y excelentes comidas de noche.

 

El Parque Nacional Arikok es una reserva natural que cubre casi una quinta parte de la superficie de Aruba. Recorrerla permite conocer mejor la topografía, fauna y flora de la isla.

 

En el recorrido es posible encontrarse aquí con el kododo, una pequeña lagartija de color azul vibrante con lunares claros, que está presente en toda la isla.

 

A lo largo de la caminata se pueden observar las distintas especies de la flora local, como el watapana, también conocido como divi-divi, el emblemático árbol de Aruba que se caracteriza por su inclinación debido a los vientos alisios.

 

El parque también alberga al monte Jamanota, cuevas subterráneas y pinturas rupestres hechas por los aborígenes caquetíos hace unos mil años.

 

Arikok se puede conocer de a pie, en bicicleta o en cuatriciclos, aunque algunas áreas son de acceso restringido para los vehículos.

En Aruba hay una extraña isla repleta de flamencos y deberías conocerla: la Isla Renaissance y es una pequeña pero hermosa, frente a la costa de la isla principal.

 

La isla está repleta de flamencos que conviven con los turistas y hacen de esta un atractivo muy peculiar. Es imposible perderse la mezcla de colores rosa, turquesas y verdes.

 

CRIOSIDADES

En Aruba los niños en edad escolar estudian, como mínimo, cinco idiomas. Quienes aprueban los exámenes obtienen becas para estudiar en Holanda.

 

RECOMENDADO

Vacaciones Felices recomienda aprovechar el regreso para pasar como mínimo dos noches en Panamá, conocer el famoso Canal, el Centro Histórico (en lo posible de noche, ya que es muy bonito) y, por supuesto, hacer muchas compras en sus shoppings.