Los astrofísicos del proyecto Dark Energy Survey (DES) finalizaron hoy la obtención de datos para cartografiar con un detalle sin precedentes una octava parte del cielo, tras seis años de trabajos en los que acumularon información de más de 300 millones de galaxias lejanas.

El proyecto DES es una colaboración internacional que comenzó a cartografiar una región del cielo de 5.000 grados cuadrados de área el 31 de agosto de 2013, con el objetivo de entender la naturaleza de la energía oscura, la misteriosa fuerza que está acelerando la expansión del universo.

Más de 400 científicos de 26 instituciones de todo el mundo colaboraron en el DES y tomaron datos en 758 noches durante seis años, utilizando el instrumento DECam (Dark Energy Camera), una cámara digital de 520 Megapíxeles financiada por el Departamento de Energía (DoE) de Estados Unidos, informó la agencia EFE.

La cámara está montada en el telescopio Blanco, de 4 metros, situado en el Observatorio Interamericano de Cerro Tololo, en los andes chilenos.

El proyecto, liderado por Fermilab (Fermi National Accelerator Laboratory) del DoE, produjo ya más de 200 artículos científicos, y todavía publicará muchos más ahora que empezará el trabajo de análisis de los datos.

Las observaciones durante los seis años generaron 50 Terabytes (es decir, 50 millones de Megabytes) de datos, que están almacenados en el National Center for Supercomputing Applications (NCSA), en la Universidad de Illinois.

“DES es el primer gran cartografiado de galaxias que estudiará en detalle las propiedades de la energía oscura. Ha sido un gran éxito haber recogido este enorme y preciso conjunto de datos. Ahora queda analizarlos‘, señaló uno de los investigadores participantes en el proyecto, el español Eusebio Sánchez, del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT).

Algunos de los resultados científicos más destacados obtenidos por DES hasta ahora son la medida más precisa de la estructura de la materia oscura en el universo; el descubrimiento de muchas nuevas galaxias enanas, satélites de la Vía Láctea; la creación del mapa más exacto nunca obtenido de la materia oscura en el universo, o el descubrimiento de la supernova más distante conocida.