¡Auxilio, me encerraron con mi pareja y no puedo salir de casa!


Quién no sueña al inicio de una relación con compartir una cuarentena con su pareja. Pasar las 24 horas del día con el ser amado podría parecer idílico y atractivo para aquellos que recién comienzan, pero para los que conviven hace años o están casados, es otra la cuestión.

Siendo sinceros, para muchas personas este escenario puede dar cierto vértigo. También es verdad que a veces uno desea pasar más tiempo en pareja, pero cuando ese tiempo se delimita entre cuatro paredes, sin la posibilidad de salir, con la incertidumbre del momento y la necesidad de seguir gestionando obligaciones, la situación deja de ser tan ensoñadora.

El cambio de escenario evidentemente puede ocasionar roces con la pareja. Sin embargo, si sabemos aprovechar este momento, es ideal reinventarse como pareja. Es una prueba más para toda relación y una oportunidad para cambiar cosas del día a día.

A continuación te daremos cinco consejos para gestionar este momento lo mejor posible:

1. Crear espacios propios

Compartir el espacio no tiene por qué implicar estar todo el tiempo conectado con la otra persona. Se puede hacer una lectura individual, escuchar música o ver una película que no tiene por qué gustarle a tu pareja. Lo podemos hacer con auriculares y respetando de este modo los distintos intereses de cada uno. Se trata, de alguna manera, de compartir espacio físico pero no mental. No sirve de nada tener una preciosa mesa de trabajo totalmente acondicionada si tu pareja no deja de interferir en tu rutina enseñándote noticias o compartiendo whatsapps. Por tanto, es clave intentar buscar momentos en el día a solas donde cada uno pueda decidir cómo quiere vivirlos. Se trata de entender y respetar ese tiempo personal.

2. Momentos para estar juntos

Así como se deben establecer horarios de no interferencia, también se deben pautar momentos durante la jornada para compartir y estar juntos delante de un café. En estos momentos de aislamiento es fundamental hablar y hacer una escucha consciente. Se puede aprovechar esta situación para poner en práctica la escucha activa y aprender acerca de los intereses, miedos y objetivos de nuestro compañero.El secreto está en saber compaginar esa convivencia con obligaciones y teletrabajo.

3. Tareas de la casa a la misma hora

Aunque mentalmente en estos momentos necesitamos no querer controlarlo todo, en cuestiones de organización y logística es mejor no dejar nada sin planificar. La improvisación en estas situaciones es la principal fuente de conflicto. El objetivo es tener ambos la sensación de realizar esfuerzos parecidos, aunque no tienen por qué ser en las mismas actividades, para que la sensación de injusticia no se añada a la tensión propia de la situación actual. Por tanto, planifiquemos el reparto de las tareas del hogar e intentemos hacerlas todos a la misma hora para evitar la típica frase «hay que hacer» para que luego no se haga.

4. Una oportunidad para el reencuentro

Es necesario que emplear estos momentos para sacar cosas positivas. Una oportunidad de reencuentro. En la fase de enamoramiento uno quiere pasar 24 horas al día con su gran amor. Ahora es el momento de explorar actividades que quizás por falta de tiempo no solían hacer juntos como juegos de mesa, planificar algún viaje, proyectos de futuro que puedan implicarlos a ambos ,etc.

5. Antes de discutir, piensa esto

La falta de espacio físico y tiempo para uno mismo puede provocar más roces y discusiones de las habituales. Por eso, cuando te encuentres ante una situación potencialmente conflictiva, es necesario parar y respirar. Luego revisa mentalmente si aquello que vas a decir podría pasar por estas tres puertas: ¿Es cierto lo que voy a decir?, ¿Es necesario ahora? y ¿Es beneficioso para mí y para la otra persona? Si lo que pensabas decir no cumple estas tres premisas, es mejor que pares y lo dejes para otro momento en el que quizás estés más tranquilo y sosegado para poder afrontar la situación con mayor empatía.

Previo Waffles de banana
Siguiente Guía de alimentación durante la cuarentena