El artista callejero Banksy no logró destruir del todo su obra en la subasta que se llevó a cabo este mes en Londres, según dio a entender en un video publicado el miércoles en su página web.

El 5 de octubre, pocos segundos después de que un lienzo del artista fuera subastado en 1,04 millones de libras (1,37 millones de dólares) en Sotheby’s, se accionó un mecanismo que trituró gran parte de la obra, ante el estupor de los presentes.

“En los ensayos funcionó todas las veces…”, decía al final del video publicado en el sitio web de Banksy, en el que se ve cómo fue colocado el dispositivo y un ensayo que mostraba cómo se tritura completamente la obra, en la que se ve a una niña que intenta alcanzar un globo con forma de corazón.

Sotheby’s dijo que el comprador, identificado únicamente como “una coleccionista europea y antigua clienta” de la casa de subastas, decidió continuar con la compra al precio original.

Después de la subasta, el artista publicó un video en el que se veía cómo había colocado en secreto una trituradora en el marco de la pintura.

Sotheby’s aseguró fue algo “inesperado” que “tomó por sorpresa al mundo del arte”. “El inesperado incidente se convirtió inmediatamente en historia del arte y supone la primera vez en la historia de las subasta en la que una obra de arte se tritura automáticamente tras ser vendida”, afirmó la casa de remates.