Dar el sí a orillas del mar, en una playa de arenas blancas, con el sol como testigo especial… Ahora es un sueño alcanzable.

Textos: Making Way.

¿Cuántas veces vimos en una película una boda junto al mar? Pronunciar los votos de amor arrullados por las olas, la brisa, junto a los afectos más cercanos… Una postal romántica sin igual.

 

Para quienes deseen una boda única e inigualable, o la renovación de sus votos, esta posibilidad ya no es un sueño inalcanzable.

 

Una boda bien planeada, sin el estrés que tradicionalmente conlleva, realizada en un lugar paradisíaco ¡es posible!

Los detalles de la ceremonia, la fiesta, el vestido, los invitados, la luna de miel, -e incluso las despedidas de solteros- todo se puede realizar de la misma manera pero con el telón de fondo de las playas del Caribe.

 

Las diferentes cadenas hoteleras ofrecen paquetes con variados estilos, para todos los gustos: bodas románticas en tonos pastel, lujuriosas en flores tropicales, elegantes y clásicas en blanco, sencillas y sobrias o alegres y divertidas, cada pareja puede encontrar un tema que los defina y represente.

 

Una vez que se reserva la fecha, algunos hoteles ofrecen los servicios de un wedding planner, con quien se discutirán los detalles y que será quien se encargue de plasmar los deseos de los novios durante la estadía y el propio día de la boda.

Lo novedoso de esta propuesta es lograr la boda soñada y extender el festejo a 7 días, y no celebrarla sólo por una noche, y casi con el mismo costo. Un contingente de boda de 10 personas disfruta de un destino en el Caribe, del hotel all inclusive y por 7 días.

 

A ello se suma liberarse del estrés de organizar el casamiento en sí, porque hasta el día de la ceremonia, tanto los novios como los invitados disfrutan de los días de relax que cada complejo ofrece.

Hay cadenas hoteleras que ofrecen un paquete gratuito básico para bodas hasta 10 invitados, con la sola condición de estar alojados en el propio hotel. Los paquetes incluyen la ceremonia, el brindis y recepción, con opciones diferentes depende el combo que se elija.

 

Desde la decoración para el momento del sí, camino de los novios decorado con velos, rosas blancas, bases de cristal y gazebo con cortina, lámpara en cristal y sillas tiffany, hasta el bouquet de la novia a juego con el boutonniere del novio, ramos y boutonnieres para el cortejo, todo está pensado para que la boda sea perfecta e inolvidable.

La recepción puede incluir pastel de bodas, música en vivo durante la ceremonia, fotos y barra de tragos.

 

Todos los paquetes incluyen pequeñas atenciones con los novios, más el asesoramiento personalizado de un coordinador de bodas durante su estancia y se puede optar por paquetes especiales de belleza y spa para la novia, para estar espléndida en su gran día.

 

Vale la pena aclarar que viajes incluyendo avión + traslados + 7 noches con all inclusive en temporada baja arrancan desde los u$d 1.800 por persona, aproximadamente. Y es a ese mismo paquete que se le agrega el programa de bodas.

Animarse a la aventura

 

Las opciones para armar esta aventura son muchas, y realmente flexibles. Los novios pueden pagar todo o una parte, y en una invitación abierta, cada invitado puede sumarse en la medida de sus posibilidades.

 

Evaluar los costos de una fiesta y los de un viaje al Caribe con boda y luna de miel incluidas es el primer paso para animarse y vivir algo verdaderamente especial.

Todos soñamos con vacaciones en el paraíso, y si se coordina con tiempo, para coincidir todos -novios e invitados- en una fecha, bien se puede compartir el destino, las vacaciones y un momento tan importante como una boda.

¿Fiesta o Boda en el Caribe?

 

Celebración en el Caribe es la opción más ventajosa: uno tiene la posibilidad de invitar a todos, ya que cada uno debe pagar su viaje aéreo + traslado + alojamiento y tomar el paquete básico gratuito.

 

O, dependiendo del destino y la categoría del hotel, adicionar celebraciones más completas que van desde los 1.000 a 5.000 dólares.

 

Para los novios: todo en uno; despedida, fiesta, noche de bodas y luna de miel.

 

Y para los invitados: sólo hay que coordinar las fechas y se puede disfrutar de un evento especial mientras disfrutan de sus vacaciones.