Camboya prohibió la proyección en sus cines de la taquillera “Kingsman: El círculo dorado”, alegando la mala imagen que proyecta sobre el país porque la villana de la historia se esconde en un templo que se parece a uno del turístico complejo de Angkor Wat, informaron hoy medios locales.

 

La taquillera secuela de “Kingsman: The Secret Service”, una historia de espías británicos y estadounidenses en busca de una señora de la guerra en Camboya, iba a estrenarse en los cines la semana pasada.

 

Pero el Ministerio de Arte y Cultura de Camboya prohibió porque una de las peleas con la mala de la película, encarnada por Julianne More, tiene lugar en un templo situado en el corazón de la jungla camboyana.

 

Considera que ese templo se parece mucho al de Ta Prohm, en el complejo de Angkor Wat y que ello presenta a Camboya como un país destino para criminales, citaron los medios al número dos del Ministerio, Bok Borak.

 

“Utilizan Camboya y el templo como un lugar que puede albergar terroristas y causar problemas al mundo”, dijo al Phnom Penh Post.

 

Simon Choo, de Westec Media, que compró los derechos de distribución de la película en el país, se mostró “decepcionado” con la decisión. “No creo que dañe a ningún país. Sólo es una forma de entretenimiento”, dijo.

 

“No es un motivo para prohibir películas, creo que esto hará que venga menos gente a grabar películas a Angkor Wat”.