porciones / 10
dificultad / media

 

Ingredientes para la masa:

 

  • 30 galletas de gluten dulces.
  • 1 taza de sustituto del azúcar (Splenda, Sucralosa, Zucra, stevia).
  • 60 g de manteca light.

 

Ingredientes para la crema:

 

  • 1/2 kilo de ricota descremada.
  • 400 g de queso crema light.
  • 3 yemas.
  • 2 claras.
  • 1 y 1/2 tazas de sustituto de azúcar.
  • Ralladura de naranja 1 cucharada de esencia de vainilla.
  • 1 postre mousse de chocolate light

 

Preparación:

 

Poner las galletas en una bolsa de nylon resistente y, con el palote, molerlas hasta que queden como una arena. Incorporar el azúcar y unir con la manteca pomada. Humedecer la base de un molde desmontable con rocío vegetal y cubrir con la mezcla de galletas y manteca.

 

Dejar en la heladera. Poner en un bol la ricota y batirla hasta que esté bien homogeneizada. Agregar luego el resto del queso y volver a batir para unir todo. Añadir la esencia de vainilla y la ralladura de naranjas. Por otro lado, batir las yemas con el sustituto del azúcar hasta obtener una mezcla espumosa y cremosa. Mezclar luego con la preparación anterior.

 

En un bol seco y limpio, batir las claras a nieve e incorporarlas a la crema de queso con movimientos envolventes. Sacar de la heladera el molde con la base de galletas y volcar allí la crema. Emparejar con una espátula y llevar a horno bajo (150/160 grados) por unos 45’. al cabo de este tiempo, apagar el horno y dejar la cheese dentro por unos 15 minutos.

 

Sacar y dejar enfriar. Llevar a la heladera. Cuando se enfrió lo suficiente, preparar la mousse light instantánea, que no necesita cocción, y cubrir la cheesecake. Volver a la heladera. Servir con una mermelada dietética reducida con un chorrito de agua caliente.