“La piel del rostro se encuentra expuesta permanentemente a cambios climáticos, para protegerla del frío, la piel debe estar bien humectada, aplicando la crema indicada por el especialista, en función del tipo cutáneo (piel seca, mixta o grasa) y seguir algunas reglas básicas para que tu piel luzca fresca y luminosa” afirma la Dra. Laura Mijelshon, directora del Centro Piel y Estética.

¿Qué tener en cuenta durante las temporadas de frío?

– Cuidado diario. Es fundamental contar con una rutina que incluya: limpieza adecuada dos veces al día (mañana y noche), para eliminar cualquier resto de productos.

– Exfoliar. El uso de cremas exfoliantes se recomienda también en invierno, ayudará a eliminar las células muertas, limpiar el rostro y otorgar luminosidad a la piel.

– Uso de sérum y cremas hidratantes específicas. Es indispensable buscar un producto adecuado a cada tipo de piel. De esta forma se obtendrá la máxima hidratación; también es importante aplicar un buen contorno de ojos, ya que es una de las zonas más delicadas del rostro, que más sufre en invierno.

– Las cremas actúan mejor de noche. La crema hidratante nocturna para el rostro, es esencial. Es necesario que esté diseñada para actuar cuando la piel descansa, ya que este tipo de productos contienen nutrientes que reparan la piel mientras se duerme, hidratándola de forma intensiva y regenerando las células dérmicas.

– Protección solar. En invierno también es esencial usar protector solar, aun días nublados, FPS 30 o mayor. Es recomendable aplicarlo antes de la base de maquillaje y después de la crema hidratante.

 

Los tratamientos recomendados para reparar la piel durante el invierno

Durante otoño/invierno se realizan los tratamientos de Luz Pulsada Intensa, con sistema Fluorescente Avanzado, que potencia al doble el efecto de la Luz Pulsada, para eliminar manchas y telangectasias, cerrar poros y mejorar muchísimo el aspecto de la piel; Láser Pixelado de CO2 y de Erbio, para borrar arrugas, cicatrices e imperfecciones y para rejuvenecimiento profundo y superficial; Microdermoabrasión y Peeling para regenerar la piel, cerrar poros y pulir y Radiofrecuencia Profunda Controlada, para tensar más aun el colágeno, la dermis y las fibras elásticas, estimulando su neoformación y reparación. La piel quedará bella, renovada y rejuvenecida. Hidratarla bien y protegerla del sol.