Por Gabriela Mayer
dpa

En medio del auge tecnológico y de las redes sociales, “el libro no muere porque sigue siendo un refugio”, asegura la escritora argentina Claudia Piñeiro, quien inaugurará el jueves 26 de abril la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, algo que define como “un honor y una responsabilidad”.

La exitosa autora advierte en entrevista con dpa que en los lugares de poder de la literatura “han estado históricamente más los hombres que las mujeres” y celebra que por segundo año consecutivo el evento editorial y cultural -que se extenderá hasta el 14 de mayo- sea abierto por una escritora.

Piñeiro, quien participará además en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, donde Argentina es invitada de honor en estos días, apunta: “La expectativa es siempre la misma: que los colombianos conozcan autores argentinos y que nosotros nos traigamos nuevos autores colombianos que no hemos leído”.

La autora de “Las viudas de los jueves” y “Las grietas de Jara” adelanta que, aunque suele sentirse “más cómoda en la novela”, en octubre próximo publicará un volumen de cuentos que “tienen una consistencia, una razón de ser de estar juntos”.

dpa:¿Qué significa para usted ser la encargada de abrir la 44 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires?

Piñeiro: Es un honor y una responsabilidad. Un honor porque hay un solo escritor entre todos nosotros que va a inaugurar la feria por año y que te elijan es algo para agradecer. Me alegro que el año pasado haya sido una mujer (Luisa Valenzuela) y éste también, porque eso quiere decir que no lo están pensando en términos de “hac mucho que no hay una mujer”. Realmente la han abierto por supuesto muchos más hombres que mujeres, porque en los lugares de poder de la literatura están más los hombres que las mujeres, han estado históricamente más los hombres que las mujeres.

dpa: ¿El avance que han tenido las mujeres en diversos ámbitos en el último tiempo tiene su correlato en el terreno de la literatura?

Piñeiro: Son movimientos que se van notando muy de a poco. Lo que noto es que empiezan a aparecer colectivos de mujeres que están muy pendientes de que esto suceda y que van a luchar por esto. Y también veo que en general las instituciones, muchas veces manejadas por hombres, pero también a veces por mujeres que no tienen en cuenta esto, empiezan a preocuparse por este tema, aunque sea por una cuestión de ser políticamente correctas.

dpa: ¿Qué importancia tiene actualmente el libro en una era de protagonismo de pantallas y redes sociales? ¿Qué nos sigue dando?

Piñeiro: Es lo de siempre, un mundo para descubrir. Nadie puede obligar a otro a leer, pero la sensación que tenemos los que leemos es “qué pena que te perdés esto”. Como cuando vas al cine y ves una película que te encanta y quisieras que la vean todos o escuchás una música y querés compartirla porque te gusta. La literatura es lo mismo. Te abre un mundo lleno de palabras, palabras dispuestas todas para darte un momento de placer, de inteligencia, de reflexión. La vorágine de las redes y todo eso hace que a veces tengamos menos tiempo para dedicarle al libro. Pero yo creo que el libro no muere porque sigue siendo un refugio. Entonces a veces se apaga todo y se vuelve al libro.

dpa: ¿Qué destacaría de la Feria del Libro de Buenos Aires?

Piñeiro: Ese tipo de ferias como la de Buenos Aires, donde el público tiene mucha participación, a mí me interesa mucho. Es un lugar donde la gente va, se encuentra con libros, se encuentra con autores, toca libros y además hace otras cosas. Entra porque va a hacer un paseo, va a una actividad familiar, grupal, con amigos, y de paso se encuentra con un montón de libros en un lugar dedicado a ellos.

dpa: ¿Cómo ve este momento de la literatura argentina? ¿Se caracteriza por la aparición de nuevas voces?

Piñeiro: Nuevas voces en Argentina hay siempre, es un país que produce permanentemente grupos de escritores nuevos. Hasta hace poco los jóvenes escritores eran Samanta Schweblin, Mariana Enríquez, Ariana Harwicz. Y hoy detrás de esas autoras y de autores de esa generación como Ricardo Romero, Javier Sinay, ya hay otra camada que también viene pisando muy fuerte. Hay que estar siempre atento, porque Argentina produce mucha literatura y alguna vale mucho la pena.

dpa: ¿Tiene alguna preferencia entre el cuento y la novela?

Piñeiro: Me siento más cómoda en la novela, porque es el lugar donde puedo expandirme hacia cualquier lado, tomarme tiempo para contar historias secundarias. El cuento tiene otra precisión. Eso no quiere decir que cuando escriba un cuento no me guste hacerlo. Me gusta la novela, porque es un lugar donde te instalás y te quedás por un rato largo.