Esta semana venimos con una poética historia de uno de los maestros indiscutidos de la fantasía y la ciencia ficción.

Por: Romina Santopietro

“De la ceniza volverás”, publicada por Emecé, es la novela que Ray Bradbury escribió durante cincuenta años, desde que comenzó a crear la ficción de la familia Elliot.

 

No es una novela en el formato tradicional, ni siquiera una antología con continuidad de personajes, escenarios y un desarrollo cronológico. Es más bien un imaginario que contemplamos durante un periodo de tiempo particularmente significativo. Bradbury propone acercarse de esta forma a la familia que puebla sus páginas: el libro funciona como un anecdotario.

 

Entraremos a una mansión misteriosa en la que habitan lo que tradicionalmente se han considerado monstruos. Espectros, momias del lejano Egipto, muertos vivientes… y también criaturas todavía más extrañas que completan este panteón siniestro hasta terminar de darle su forma definitiva. Si bien se apoya sobre criaturas clásicas que podemos encontrar en cualquier Halloween —fiesta que fue una de las fuentes de inspiración del autor—, esta en particular se cierne amenazadora sobre la familia Elliot.

 

La narración arranca con la llegada de un niño a la mansión, un bebé “normal” abandonado a su suerte en el umbral de este compendio de rarezas. A partir de ahí, mientras crece e intenta comprender su lugar en el mundo, iremos conociendo a los integrantes de la familia, a estas criaturas que habitan en los rincones más allá de nuestro universo cotidiano, pero siempre junto a él.

 

No se trata de una historia de terror, ni siquiera de muerte, sino más bien de vida. De la vida de aquellos que no viven. Es un curiosa semblanza del monstruo cargada de poesía y lírica. Bradbury presta particular atención a la prosa y busca generar imágenes inolvidables y llenas de ensoñación.

 

La novela trata la historia de esta singular familia, cuyo linaje ha vivido durante siglos en una casa llena de misterios y leyendas. Como Mil Veces Abuela, sus integrantes perduran desde la época de la Esfinge, excepto Timothy. Timothy, niño huérfano adoptado por los fantasmas, registra todos y cada uno de los prodigiosos acontecimientos.

 

Aproximándose la noche de Halloween, toda la familia se prepara y esperan con ansias la llegada de los extravagantes invitados. Pero a esta ansiedad le sigue una sensación de fatalidad: el mundo ya no cree en los fantasmas y la casa pasa a convertirse en un refugio para todos aquellos cuya existencia no tiene sentido.

 

Timothy, cuya existencia es de carne y huesos, debe enfrentar el desafío de ser el único que tiene el destino de envejecer y morir.
Y quizás sea la última Noche de Brujas para la familia Elliot.

 

“De la ceniza volverás” es en parte un ensayo, en parte un ejercicio de descripción en prosa poética. La poesía de la que es capaz el autor de “Crónicas marcianas” vuelve aquí completa en sus frases largas, sus enumeraciones, sus bellos cambios de ritmo. Los lectores de Bradbury pueden hundirse otra vez en sus climas sobrecogedores.

 

Para leer con una lucecita prendida, tomando un tazón de chocolate caliente. O un café irlandés.