Esta semana venimos con una fantasía distópica que sacude la estantería. Un thriller descarnado relatado de manera magistral, en un futuro no muy lejano y no tan imposible: “Khimera”, de César Pérez Gellida.

Por: Romina Santopietro

La guerra es la piedra con la que el hombre ha tropezado a lo largo de la historia, no una, sino varias veces. Está claro que los errores y los millones de muertes no le han servido de aprendizaje.

 

Entre los años 2036 y 2039 se vivió en la Tierra la que se llamó Guerra de Devastación Global, un confrontación mundial que supuso la más importante y radical alineación en bloques de los países: la Alianza Islámica, la Unión de Naciones Libres y el Bloque Asiático se encargaron de dinamitar los preceptos sobre los que se cimentaba la civilización anterior.

 

Treinta y ocho meses en los que se despoblaron o destruyeron más de dos mil quinientas grandes ciudades y una octava parte de la superficie terrestre dejó de ser habitable. Treinta y ocho meses de devastación en los que el ser humano dejó de ser humano y estuvo muy cerca de dejar de ser.

 

Sin embargo, todavía queda un cabo suelto, un molesto inconveniente que escapa al exhaustivo examen del poder: Khimera.

 

Benjamin Harding, presidente de la Asamblea, vive obsesionado por acabar de una vez por todas con el proyecto Khimera, una organización clandestina de agentes polivalentes y superdotados artificialmente que durante la guerra puso en jaque a las grandes potencias y que ahora se erige como la única amenaza capaz de impedir la consumación del macabro plan genocida que tiene entre manos. La búsqueda del último bogatyr, único superviviente de aquel grupo, se hará principal objetivo de los gobernantes. Sin embargo, en este enigmático hombre del que casi todos han oído hablar pero nadie conoce también están puestas las últimas esperanzas de aquellos grupos que luchan por lograr que el mundo cambie para siempre. Unos quieren eliminarlo y otros convertirlo en adalid de posibles libertades.

 

En ese complicado y peligroso viaje a la búsqueda del último bogatyr se verán envueltos cinco destacadas figuras: Ake Dahl, un científico noruego perseguido por descubrir una mutación que afecta a la reproducción humana y que pone contra las cuerdas a los grandes dirigentes y sus postulados; Patricia Jones, inexperta periodista del diario Citizens que busca conseguir una entrevista que le permita cierto reconocimiento profesional; Kai-Xi Chengwu, jefe de una corrupta organización criminal que espera ansioso el momento justo para una perenne y postergada venganza; y el Movimiento de Oposición Civil, con su líder, Petra Toivonen, y su responsable de operaciones especiales, Frederik Keergaard, a la cabeza de una lucha por recuperar las libertades civiles. Todos, por diversos e insospechados motivos, confían en la pervivencia del proyecto Khimera y quieren encontrar al bogatyr antes de que pueda ser eliminado por las afiladas garras de Harding y su Asamblea.

 

“Khimera”, publicado por Suma, es un respetable libraco gigante, que aunque pueda intimidar con su tamaño, se lee fluidamente.

 

César Pérez Gellida es un narrador nato, maneja los ritmos magistralmente, aunque nunca abandona ese tono de urgencia del relato, que nos hace leer sin descanso. Es un thriller sin puntos bajos, oscuro, aterrador por lo realista, aunque se trate de una obra de ciencia ficción.

 

Para leer un finde en el que dispongamos de tiempo, porque el libro no te suelta.