Esta semana venimos con una novela bélica desde una perspectiva extraordinariamente original: la fidelidad de un perro convertido en un héroe durante la Primera Guerra Mundial: “El collar rojo”, de Jean Christophe Rufin.

Por: Romina Santopietro

“El collar rojo” es una novela que gira en torno a tres personajes principales y un perro, Guillaume, que ladra sin descanso en una plaza de una pequeña localidad francesa durante los muy calurosos días del verano de 1919.

 

En ese lugar hay un cuartel semiabandonado en el que permanece como único preso el coprotagonista, Morlac, ex combatiente y héroe que ha sido condecorado con la Legión de Honor, pero al que se le acusa de un posible delito castrense.

 

Allí llega, y permanece varios días mientras elabora el sumario el otro personaje principal, Lantier, un aristócrata movilizado por el ejército y nombrado juez instructor de la causa.

 

La tercera persona que da vida a la historia es una joven campesina llamada Valentine, que tiene una cuidada educación y una notable biblioteca nada habitual para una agricultora que vive con su pequeño hijo en una granja cercana a la villa.

 

La historia se entreteje con los relatos de fondo de la I Guerra Mundial, los combates de franceses, rusos, búlgaros y austro-húngaros en el frente oriental; los ideales revolucionarios de comunistas y anarquistas; el amor, los malentendidos y los celos; la lealtad, la fidelidad y las dificultades para vivir la coherencia con los propios valores morales ante situaciones diversas e inesperadas. Y todo esto con los ladridos de Guillaume de fondo.

 

De una manera acompasada, tensa, que lleva el suspenso hasta la última página se manifiestan muy bien las conductas y sentimientos de los personajes, así como el ambiente.

 

Estos tres personajes y el perro, son la clave de “El collar rojo”, publicada por Ediciones B, una novela llena de poesía y de una sencillez deslumbrante, que se convierte en un inolvidable canto a la fidelidad, de la mano de Jean-Christophe Rufin, el aclamado autor de “El abisinio”, dos veces galardonado con el premio Goncourt y miembro de la Academia Francesa.

 

Se dice que todo el hilo de la historia se basa en una anécdota que Rufin escuchó en un bar en África.

 

Producto de su prodigiosa imaginación, dotó de contexto un relato corto y nos regaló esta hermosa novela.

 

Para leer tumbados bajo un árbol, con tereré a mano para pasar estos días calurosos como los que describe “El collar rojo”.