Esta semana venimos con un thriller que hunde sus raíces en la Segunda Guerra Mundial, y nos arrastra a una historia trepidante: “La sombra” de John Katzenbach.

 

Por: Romina Santopietro.

En el Berlín de 1943, nadie conocía el nombre de La Sombra. Pero ser visto por este judío despiadado era sinónimo de muerte: colaboraba con la Gestapo en la identificación y delación de otros ciudadanos judíos para condenarlos a los campos de extermino. En el Miami de finales del siglo XX, la deprimente vida de Simon Winter — retirado de la Brigada de Homicidios de la Policía— da un giro inesperado cuando su aterrorizada vecina llama a la puerta de su departamento.

 

Sophie, superviviente del Holocausto, cree haber visto a La Sombra, alguien que ya los aterrorizó en el pasado. A la mañana siguiente, aparece estrangulada, con los ojos desorbitados de terror. La policía supone que se trata de un asesinato más, pero Winter sabe la terrible verdad: un escurridizo asesino está eliminando a los supervivientes del Holocausto que viven en Miami. Tras años de retiro, Simon debe vérselas con un experto y sádico exterminador que pretende mantener su historia oculta para siempre.

 

Para poder atraparlo y evitar una masacre, contará con la ayuda del inspector a cargo del caso, Walter Robinson y la fiscal del distrito Espy Martínez.

 

La Sombra es un thriller de acción que tiene como telón de fondo una parte del Holocausto y la traición entre la propia población judía, donde una gran cantidad de judíos colaboraron con los nazis a cambio de la propia impunidad, delatando sin piedad a aquellos cuyo único crimen era compartir raíces a las que ellos mismos pertenecían. Se convirtieron así en lo más deleznable de la sociedad y quizá en los más despiadados ya que, muchas veces, el instinto de supervivencia saca lo peor del ser humano.

 

John Katzenbach es un autor que consigue enganchar bien con sus historias, en general todas muy diferentes entre sí, aunque siempre se mueva dentro del género thriller.

 

Con una trama bien construida y que se va volviendo más compleja a medida que avanzamos en la lectura, nos adentramos ya no sólo en una historia de persecución contra un asesino despiadado sino también en un drama que vuelve del pasado, que parecía enterrado, aunque nunca olvidado y que nos proporciona una novela cuya lectura resulta mucho más amplia.

 

 

Los personajes son el gran acierto de esta novela. Cuando conocemos a Simon Winter, es un hombre de edad avanzada que ya no encuentra mucho sentido a su vida puesto que él siempre ha sido un hombre de acción, así que para Simon, lo que son unos acontecimientos terribles, y por contradictorio que parezca, vendrán a convertirse en una motivación de vivir. El héroe que encuentra su destino es un personaje clásico en las historias de acción, y aquí cumple y con creces una última misión. Pero aunque con esto que les diga parezca que estamos frente a un estereotipo, el personaje es mucho más que eso, gracias a la maestría de Katzenbach.

 

Y la Sombra… Tal vez este personaje queda un poco en las tinieblas, pero ya se sabe, a la luz del día, las sombras desaparecen. Y es imposible llegar a conocer del todo a un camaleón que se camufla en la sociedad como una persona totalmente normal, cuando en su interior tiene un monstruo sediento de sangre. Cumple a la perfección su papel, con un gran rival a su altura: Simon.

 

Un libro que te engancha, para leer cuando nos animemos a asomarnos al profundo espejo de la maldad humana.