La ola de calor en Alemania continúa y no sólo afecta a las personas, sino también a los animales, que luchan contra el calor con duchas extras y comida congelada.

El panda, el oso polar, el elefante… todos quieren refrescarse y huir de las temperaturas inusitadamente elevadas que hoy se espera que lleguen hasta los 36 grados.

Los zoológicos de Berlín, por ejemplo, realizan duchas adicionales y proporcionan comida helada a los animales, informó hoy Philine Hachmeister, portavoz del popular zoo de la capital alemana.

“La mayoría de los animales actúa de la misma manera que los humanos. Se resguardan en la sombra, saltan al agua o se retiran a interiores más frescos”, indicó.

También la osa polar Tonja se divierte por las mañanas en su piscina de agua antes de irse a descansar más tarde. Asimismo, el zoológico congela la comida de los animales que aman el frío en cubos de agua. Manzanas, zanahorias o pescado se han convertido en helados muy populares entre los ocupantes del zoo.

Asimismo, los elefantes reciben a veces una ducha adicional con un chorro de agua, apuntó Hachmeister. En otros recintos, un aspersor de agua para césped se activa en las horas más frescas de la mañana. Mientras, los dos pandas disfrutan de interiores totalmente climatizados.

Sin embargo, los pingüinos antárticos son, sin duda, los que más frescos están en este momento en el zoo: el agua apenas sube de los seis grados y una máquina de nieve proporciona una sensación invernal.