Te contamos las claves para que el labial, la base y las sombras se mantenga intactos durante todo el día.

Textos: Revista Nosotros

Si estás cansada de ponerte labial y que al ratito haya desaparecido, de ponerte una base y que en unas horas se vean todas tus marcas o de que la sombra se apelmace en tus párpados, prestá atención a estos consejos.

 

Son los que tienen en cuenta las maquilladoras a la hora de lookear a sus clientas para ir a una fiesta o un evento, y que además son muy fáciles de llevar a la práctica:

 

LABIAL

 

El resultado final depende mucho del tipo de producto. Los labiales mate o de larga duración son claramente los que más duran. El gloss o los semimate duran menos, pero siempre hay truquitos.

 

1- Hidratá la boca con algún bálsamo. Si tus labios están agrietados, utilizá un exfoliante o un scrub primero y después hidratá. También podés poner un poco de base para labios, un producto que mejora la permanencia del maquillaje en tu piel. Hay de muchísimas marcas y para cada tipo de maquillaje.

 

2- Delineá del mismo color que el labial que vas a utilizar: si es más oscuro vas a lograr un makeup de los 90’s. Si no tenés el mismo tono, usá uno que sea un poquito más claro. Después, con el mismo delineador, rellená toda la boca.

 

3- Colocá el labial y retirá el excedente con una servilleta. Después aplicá un poco de polvo traslúcido, que es EL TRUCO, y finalmente volvé a aplicar el labial.

 

BASE

 

La duración depende también de tu tipo de piel. Para arrancar, es necesaria una limpieza y una hidratación adecuada. Después, se puede aplicar agua mineralizada en spray.

 

1- Empezá con una base (igual que el de labios, pero para el rostro) que funciona espectacular y hace que la piel no absorba la base y no se resquebraje.

 

2- Después colocá la base -acordate que sea del mismo color de tu piel- con algún pincel de forma redondeada, siempre de arriba hacia abajo. ¿Para qué? Para que no se noten los pelitos de la cara.

 

3- Aplicá en las ojeras y marquitas un corrector que sea un tono menor que el de la base.

 

4- Finalmente, aplicá polvo traslúcido para un acabado más natural. Es lo que le da mayor duración a la base.

SOMBRAS

 

Nuevamente la base es tu gran aliada. Aplicala antes de la sombra. Tenés opciones con brillitos y otros que son más mate.

 

La sombra se aplica en el párpado móvil con un pincel bien chatito, dando toquecitos y no arrastrando, para que no caiga producto sobre el cachete y para que adhiera con más facilidad al primer.