Cuando tenemos un viaje programado es tan importante organizar nuestro equipaje con tiempo, como dejar todo resuelto en nuestro hogar.

Nadia Novillo

En ambos casos la intención es evitar contratiempos y estar a las corridas hasta último momento.

Todo lo que sea planificado nos ayudará a salir de vacaciones sin estresarnos o agobiarnos en la previa.

1) Si tenemos mascotas, resolver si van a quedar en la guardería de la veterinaria, o en casa de algún familiar o amigo, o si vamos a dejar a alguien encargado de pasar a suministrarle agua y alimento, higienizarlo y sacar a pasearlo.

2) Si tenemos gente que trabaja en casa coordinar con ellos para que sus vacaciones coincidan con las nuestras o arreglar la cantidad de días y qué tareas de mantenimiento van a realizar en nuestra ausencia, o si sólo irán unos días antes de nuestro regreso para dejar todo limpio e impecable para nuestra llegada.

3) Plantas: si alguien va a pasar o irá a trabajar a casa le encargaremos la tarea de regarlas, si no la sugerencia es dejar una cantidad considerable de agua en el plato que se coloca debajo de las macetas, de lo contrario otra alterativa si se trata de plantas muy delicadas que merecen más cuidados, para ahorrarnos el disgusto de encontrarlas secas a nuestra vuelta, es dejarlas en casa de algún familiar.

4) Jardín y piscina, prever quién se va a encargar del cuidado del césped, regarlo y cortarlo, y de mantener el agua de la pileta, filtrarla, echar cloro, precipitante, pasar limpia fondo, etc.
Quienes tienen sistema de riego artificial, simplemente lo dejan programado, y dependiendo de la cantidad de días que no van a estar pueden resolver cortarlo a la vuelta.

5) Si tenemos pendiente alguna reforma, pintar, arreglar o restaurar algo en casa y queremos aprovechar nuestra ausencia para hacer esa obra es el momento de contratar a las personas que lo harán y arreglar quién quedará a cargo para recibirlos e ir controlando el trabajo.

6) Analizar cuáles son los compromisos que tenemos a nuestro regreso, por ejemplo si a la vuelta tenemos un cumpleaños dejar los regalos comprados o si es el cumpleaños de alguno de nuestros hijos, dejar todo contratado y arreglado.

7) Si tenemos él hábito de realizar controles médicos anuales, en los meses de febrero o marzo antes que comience el ciclo lectivo escolar, si debemos hacernos algún estudio que venimos postergando, si necesitamos un certificado de buena salud para comenzar el gym o para alguna actividad de los chicos, el certificado de buco dental que piden cada año, lo mejor sería sacar todos esos turnos y dejarlos agendados.

8) Aunque parezca disparatado es estratégico comprar en diciembre o enero los útiles escolares y los uniformes de los niños, ya que de esta manera conseguimos mejores precios, escapamos al caos de gente y las colas eternas que se producen los días previos al inicio de clases.

9) Controlar todos los regalos que hemos recibido en Navidad, si debemos hacer algún cambio, devolución o reclamo, este es el momento para hacerlo ya que a nuestro regreso es posible que los plazos de cambio estén vencidos.

10) Desarmar el arbolito de Navidad, y toda la deco alusiva, guardar todo junto de manera ordenada y prolija. Podemos utilizar cajas o contenedores con tapa, siempre todo rotulado y etiquetado.
El consejo es elegir contenedores o cajas plásticas transparentes que nos permitan ver lo que guardamos dentro.

11) Si tenemos contratada algún tipo de vianda, arreglos florales, entrega de diarios o revistas semanalmente, cancelar o pausar estas entregas durante los días que no vamos a estar.

12) Si tenemos algún turno fijo de masajes, reyki, peluquería, manicura, belleza de pies, sesiones con la psicóloga, llamar y suspender esos turnos de los días que no vamos a estar.

13) Realizar todos los pagos, ya sean sueldos de personal que trabaja en casa, u otro tipo de empleados, como servicios, expensas, seguros, patentes, cuotas, matrículas, obra social, club, etcétera.
Una alternativa muy práctica es adherir al débito automático todos estos ítems o bien ir haciéndolo a través de home banking, teniendo en cuenta los distintos vencimientos.

14) La semana previa a nuestra partida comenzar a moderar y regular las compras del súper sobre todo lo que refiere a lácteos, verduras, frutas y carnes, intentar consumir lo que tengamos en el freezer.
Dentro de lo posible es aconsejable que la heladera y freezer queden vacíos, ya que en verano son muy comunes los cortes de luz y podría ocurrir que los alimentos se echen a perder.

15) Podemos pedir a algún familiar que nos realice una compra de súper un día previo a nuestro regreso, de este modo al llegar contaremos con frutas y verduras frescas y no tendremos que pensar en salir corriendo a comprar algo para comer.

16) Dos días antes de nuestra partida cambiar sábanas, así nos vamos con la tranquilidad de dejar lavadas las que estaban en uso, y dejamos las camas tendidas con nuevos juegos de sábanas limpios.

17) Si van a viajar en auto: pensar y planear qué vamos a llevar, es típico el picnic que se arma en esas horas de viaje y los chicos de aburridos piden para comer y beber a lo largo de todo el trayecto.

18) Intentar que todo en casa quede organizado, limpio, impecable y ordenado.

19) Desconectar y desenchufar todo lo que sea electrónico.

20) Cerrar la llave de gas.

21) Sacar la basura de todos los cestos de la casa, dejarlos lavados.

22) Echar en la pileta de la cocina, bachas de los baños e inodoros, algún producto destapa cañería, luego echarle 1 litro de agua caliente, quedará actuando y haciendo una limpieza y efecto de purgación, librándonos de que se generen malos olores durante el tiempo que no vamos a estar. Dejar bajas las tapas de los inodoros.

23) Si contamos con un sistema de alarma dar aviso a quien deberían llamar en caso de alguna eventualidad, designar a un familiar o persona de nuestra confianza para dejarle un juego de llaves.

24) Si tenemos planeado salir de viaje a la madrugada o por la mañana temprano, dejar todo el equipaje cargado la noche anterior.

25) Disfrutemos de estar en Modo Vacaciones desde el momento en que salimos de casa, aprovechemos el trayecto para ir charlando y acompañando al conductor.

26) Seamos prudentes al momento de salir a la ruta, evitemos viajar de noche, evitemos los excesos de velocidad, si es un destino muy lejos lo aconsejable es hacerlo en dos tramos y hacer noche en un destino intermedio.
Cuidemos y procuremos el bienestar de nuestra amada familia.
Felices Vacaciones.