Consejos para manipular y conservar alimentos durante la cuarentena


Cuáles son las recomendaciones y consejos claves a tener en cuenta para una manipulación y conservación de los alimentos adecuada.

Experiencias anteriores por brotes afines al coronavirus, como el SARS-Cov o coronavirus MERS-CoV, indican que este nuevo virus no se transmite a través de los alimentos. Sin embargo, desde su aparición, la mayoría de las personas comenzaron a desarrollar cambios significativos en la manipulación de los alimentos que se consumen en el hogar.

Desde el comienzo de la cuarentena, la mayoría de los consumidores comenzaron a prestar mayor atención a la manipulación y conservación de los alimentos, un hábito que los expertos esperan que no desaparezca.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año en toda América, alrededor de 77 millones de personas sufren enfermedades de transmisión alimentaria (ETA), de las cuales unos 31 millones son niños menores de 5 años.

La contaminación de los alimentos a causa de una incorrecta manipulación, su conservación a temperaturas inadecuadas y una mala cocción pueden generar graves trastornos a lo largo de la vida. Para que este cuidado sea consciente y efectivo, es importante definir los aspectos más importantes a tomar en cuenta; qué se debe hacer; y cuánto tiempo pueden conservarse los diferentes productos comestibles.

Consejos para garantizar la inocuidad de los alimentos

La mayoría de las bacterias pueden ser eliminadas de los alimentos que ingerimos siguiendo normas sencillas que, aunque puedan parecernos básicas, a veces se nos escapan y hacen que consumamos alimentos en mal estado.

– Mantener la limpieza. Comenzando por lavarse las manos con agua y jabón siempre que vayamos a cocinar, especialmente después de ir al baño, y asegurarnos de limpiar adecuadamente las superficies, tablas, cuchillos y otros utensilios antes de empezar a cocinar y cada vez que los hayamos utilizado.

– Separar los alimentos crudos y cocidos. Es importante mantener separados los alimentos de origen animal como carnes, pescados y mariscos de los de consumo crudo, como vegetales y frutas, desde el momento en que se compran hasta su conservación en casa y durante su preparación. Es importante emplear utensilios diferentes para manipular los alimentos crudos.

Es importante guardar los alimentos en recipientes con tapas o bolsitas para evitar el contacto entre los crudos y los cocidos.

– Cocción y limpieza. Antes que nada, es muy importante lavar bien las frutas y verduras y cocinar bien los alimentos antes de consumirlos y asegurarse que alcancen una temperatura mayor a los 70ºC, especialmente las carnes rojas, la carne de ave, los huevos y el pescado ya que el calor destruye la mayoría de los agentes infecciosos presentes en los alimentos. También se recomienda recalentar completamente la comida cocinada.

– Prestar atención en la forma de conservar los alimentos y respetar las fechas de caducidad. Es muy importante la adecuada conservación de los alimentos, especialmente los que requieren refrigeración.

Los microorganismos se multiplican con mayor rapidez si los alimentos están a temperatura ambiente, razón por la cual es importante no dejar los alimentos cocinados a temperatura ambiente más de dos horas; refrigerar los alimentos ya cocidos y los perecederos, preferiblemente por debajo de los 5ºC y no descongelar los alimentos a temperatura ambiente. Mantener además la comida caliente arriba de los 60ºC y no guardar durante mucho tiempo la comida dentro del refrigerador.

– Seleccionar alimentos sanos y frescos; para su inocuidad es importante elegir alimentos ya procesados, como la leche pasteurizada y lavar principalmente las verduras y frutas que se consuman crudas.

Fuente: BASF.

Previo Sopa de Cebolla
Siguiente 9 ideas para dar calidez al hogar