Las pasarelas de todo el mundo se han puesto de acuerdo para imponer una tendencia que arrasará con fuerza esta temporada: la pollera de jean midi.

 

Soledad Vittori

 

En el 2016 las celebridades decidieron rescatar de sus armarios las minifaldas vaqueras y convertirlas en protagonistas de sus looks; en 2017, las tiendas se llenaron de mil y una declinaciones bordadas que las convirtieron en una de las prendas virales del verano y el elemento indispensable de los uniformes de estilo. Así que, el hecho de que ahora la falda vaquera aparezca entre las grandes tendencias de 2018 debería resultar de todo menos extraño. Eso sí, el nuevo año requiere nuevos giros que mantengan la atención y el flechazo, de ahí que esta corriente haya innovado con su largo.

Versace

Este epicentro de la moda habla el idioma del “casual” gracias a sus patrones sencillos. El cual, refuerza su inspiración junto a la perfecta combinación que hace con una cazadora denim a juego. Este detalle no es una presentación de estilismo aislada, sino algo que se ha repetido en varios desfiles y que podría estar dando una señal clara e inequívoca: la mejor forma de combinar un falda vaquera midi es, valga la redundancia, con una campera de jean.

 

Ese combo soñado es, precisamente, el que mostraron varios diseñadores como Oscar de la Renta, Versace y Alexander Mcqueen durante la presentación de la colección primavera-verano 2018 en las diferentes semanas de la moda. El primero salpicó el conjunto con pintura blanca para jugar con las referencias al arte; el segundo, se decantó por una versión más urbana y retro al añadir accesorios claves como: una gorra, un cinto, una cartera y un pañuelo estampado haciendo juego. Resulta relevante destacar que ambas faldas comparten un largo y una abertura que las sitúa en un plano, quizás, de mayor sofisticación que a sus hermanas cortas. El tercero, y no menos importante, se aleja de la estructura tubular tradicional y se arriesga con una silueta de corte sirena que posee un volante estampado que asoma por el final de la falda.

Oscar de la Renta

No obstante, existen otras formas clásicas y absolutamente chic para utilizar este elemento clave. Las camisas básicas en conjunto con unos lindos stilettos crean un look formal que deja sin habla, así como también las remeras anudadas de estilo rockero junto a unas zapatillas urbanas que conforman un outfit diario que no pasa desapercibido.

 

Cabe destacar, que las faldas denim cortas de tiro alto también se mantendrán a la vanguardia con un poco menos de protagonismo. Por lo tanto, teniendo en cuenta el amplio abanico de opciones y la sencillez de una lápiz relativamente oscura resulta absolutamente sencillo crear looks con onda sumamente rápido.