Fiesta Del Deporte: historias y anécdotas de una fiesta santafesina.

 

Con el auspicio de El Litoral, el miércoles 6 de diciembre se conocerá al mejor deportista del año. Será la edición 26 que arrancó con apenas 35 distinciones locales en 1992.

— Diciembre de 1992: la primera edición se llevó a cabo en lo que era “La Fontana Ristorante” (ubicada en Bulevard y San Jerónimo). Fueron 35 deportistas premiados: los mejores fueron Diego Degano, campeón del mundo de aguas abiertas; y el zurdo Julio César Vásquez. Marcelo Brondino, locutor de LT 10, que fue la voz de la fiesta en las primeras ediciones se disponía a comenzar su trabajo, cuando un inesperado golpe de tensión dejó sin sonido, que había acercado el colega Roberto Olivera. Marcelo, un gran profesional, se negaba a comenzar sin la amplificación correspondiente, pero tuvo que arrancar presentando a los premiados a capela.

 

— Los gobernadores. Desde las primeras ediciones la Fiesta del Deporte Santafesino contó con el apoyo de las autoridades gubernamentales. En aquella primera edición entregó la distinción a los primeros galardonados el por entonces intendente de la ciudad, Ingeniero Jorge Obeid, que luego acompañara el evento en otras oportunidades como gobernador de la provincia. El máximo mandatario provincial de aquel momento era Carlos Reutemann, quien había prometido su presencia, pero aquella tarde se conoció lo que luego pasaría a la historia como “El Robo del Siglo”, el asalto al tesoro del Banco Nación en la ciudad de Rosario.

— Se fue la segunda… La edición número dos de la Fiesta se trasladó al anfiteatro del Shopping Estación Recoleta. Esta vez el sonido estaba asegurado y mientras Marcelo Brondino hacía la prueba correspondiente, se paseaba por su flamante emprendimiento Don Ángel Malvicino, representante olímpico argentino en Londres 48. “¿Qué es todo esto? ¡A mí nadie me pidió autorización”! Los jóvenes organizadores le contaron que hasta el gobernador Reutemann venía a la entrega de premios. Esa noche Don Ángel estuvo sentado en primera fila como anfitrión de la ceremonia. Cuando se retiraba de la premiación, Malvicino —dueño de Cablevideo— dejaba una idea: “Vengan a verme mañana que esto hay que televisarlo para que lo vea toda la región”.

— Reutemann, ahora sí. Carlos Reutemann comenzaba su carrera como gobernador de la provincia, luego de ser para todos los santafesinos el campeón sin corona de la Fórmula Uno Internacional. Ya en diciembre del año anterior había prometido su presencia, pero el robo al banco Nación de Rosario lo había impedido. En esa segunda edición, el gobernador cumplió con su palabra y llegó hasta el Shopping Recoleta para la premiación. Su agenda hizo que llegara unos minutos atrasado, lo que generó el enojo de Don Ángel Malvicino.

— La primera por TV: Como lo había prometido Malvicino, la tercera edición de la Fiesta del Deporte Santafesino se televisó en vivo desde el auditórium del nuevo Shopping Recoleta. La fiesta comenzaba a cobrar trascendencia y el campeón del mundo Julio César Vásquez se llevaba el premio al mejor y el equipo femenino de vóleibol de Regatas el premio consagración.

— La mudanza al Predio Ferial: En el marco de “Motorfé”, una muestra de los deportes mecánicos, se lleva adelante la cuarta edición de la Fiesta del Deporte. La entrega se realiza en un escenario en los patios del predio. Es diciembre en Santa Fe, para variar un día de mucho calor. A las cinco de la tarde los organizadores piden unas mangueras a los empleados y comienzan a regar el lugar donde tienen que colocarse las sillas para las autoridades. Esa noche el rosarino Horacio Andrés Ameli, puntal del regreso de Colón a Primera División se lleva el premio al mejor de la temporada. Al año siguiente el jugador es convocado por Daniel Passarella para jugar el Panamericano en Mar del Plata.

— Del patio al interior del Predio. Al año siguiente, la Fiesta del Deporte pasa de los patios al interior del Predio Municipal de Exposiciones: el traslado es para sumar la televisación en vivo a través de la Canal 2 de Cablevideo y la entrega de premios en el marco de una cena de gala. La decisión del traslado obedece a una decisión del entonces intendente Dr. Horacio Rosatti. La cena que lleva adelante Roberto Monti Servicios Gastronómicos es una brillante idea de Juan Gautero, una de las autoridades de Cablevideo. El premio se lo lleva Darío Cabrol por la vuelta de Unión a primera división.

— ¿Quién gana el premio? “¿A quién le van a dar el Premio”?, preguntan desde Casa de Gobierno, el interesado es el nuevo gobernador Jorge Obeid, quien había estado presente en la primera edición en la Fontana Ristorante como intendente. Los organizadores se ven complicados para evitar soltar el nombre ante los insistentes llamados desde el área de Ceremonial. “Si no conoce el ganador el gobernador no va a ir”, avisan. Es el año 1998 y Colón juega la Copa Libertadores de América. “La verdad que los aprecio mucho muchachos para hacer esto…” les dice a los organizadores Jorge Obeid, un fanático hincha de Unión, al momento de entregarle el premio del año a Rodolfo “Chino” Aquino, jugador de Colón.

— A las piñas en 1999. Se acerca el final del siglo y los integrantes de la Agencia Santa Fe Deportes deciden elegir el mejor deportista santafesino: se cierra la noche con Carlos Baldomir campeón del mundo de boxeo. El “Tata”, que había vendido plumeros para ganarse la vida, había reclamado ese premio el año anterior, cuando se lo llevó el “Chino” Rodolfo Aquino. En el cenit de la noche se despliega una gigantografía con la imagen del inolvidable Carlos Monzón como “Campeón del Siglo”.

— Y todo a media luz. El nuevo siglo llega con una polémica. Diciembre de 2001, fin de año complicado para todos. La Fiesta se traslada a los salones de la Línea Verde de Hoteles. La ceremonia va por primera vez por televisión abierta por Canal 13. Hay un conflicto provincial por reclamo de haberes y al conocerse que el Gobernador Jorge Obeid estará presente con las máximas autoridades de la ciudad, la luz se corta sorpresivamente a poco del comienzo dela premiación. Un grupo electrógeno salva la situación. El juvenil Fabián Di Paolo se lleva el premio al mejor del año. En la misma terna y la misma especialidad tiempo más tarde Juan Cerra dirá en una nota de El Litoral que el premio debió ser para él.

La Agencia Santa Fe Deportes brindó un pormenorizado detalle de los elementos que tuvo en cuenta a la hora de la decisión. Y si bien cada año se invitó al lanzador de martillo, especialmente por su participación en distintos Juegos Olímpicos, el santafesino nunca volvió a participar de la ceremonia. Igualmente es uno de los grandes atletas de la Argentina.

— La “corbata” del gobernador. Si algo no ocultaba el gobernador Jorge Alberto Obeid era su pasión por los colores de Unión: muchas veces, estando en el cargo, concurría a la cancha y ocupaba su platea histórica. En una de las premiaciones, cuando las cámaras que televisaban la Fiesta del Deporte le hicieron un primer plano mientras cenaba, se pudo advertir que el máximo mandatario tenía una “corbata especial”: la misma era de color oscuro pero tenía bordado el escudo de Unión. Al otro día, se generó la polémica: “Un gobernador no puede identificarse así con un club”.

 

— La moto de Porto, el pitazo de Elizondo. El año que el rafaelino Sebastián Porto se quedó con el premio mayor, los organizadores tuvieron la idea que el piloto ingresar al Predio Ferial con su “fierro” de competencia. El “Seba” dijo sí y la sorpresa fue total. Lo mismo cuando Horacio Elizondo, que venía de dirigir la final del Mundial 2006 en Alemania, inició la Fiesta Provincial del Deporte en Santa Fe con un pitazo.

 

— Luciana Aymar, “volaba” de fiebre. Tenía que estar, era la gran ganadora de la noche. Sin embargo, a la mañana, llegó el llamado desde Rosario: “Chicos, no se puede levantar de la cama, Luciana no va”. Por ese tiempo, Miguel Torres del Sel (Midachi) dio una mano y la convenció. La mejor jugadora de hockey del mundo llegó con sus padres y los organizadores la recibieron con un ramo de rosas.

 

— Amílcar Brusa, la “Locomotora” y el avión de Basso. No se estila hablar arriba del escenario al momento de recibir cada premio; siempre las entrevistas son en los cortes. Pero tanto el “Grandote” Amílcar Brusa como la “Locomotora” Olivera querían “decir” algo: en el caso de la multicampeona mundial… subió sin su calzado a buscar el premio: “Me apretaban, así estoy más cómoda”. En otra ocasión, el rafaelino Martín Basso llegó desde el sur del país sobre la hora a la ceremonia, en el avión privado de su familia, cuando nadie lo esperaba.

 

— Los conductores con “chapa”. El que más veces ejerció la conducción fue el popular Alejandro Fantino a la par de Gonzalo Bonadeo. Luego, aparecen: el “Goyco” Sergio Javier Goycoechea, Germán Paolosky y ahora Gustavo López. Pero, además, desfilaron personajes como Eber Ludeña (es el personaje de Luis Rubio) o Fáttima Florez con sus imitaciones. Ni qué hablar de los Midachi o Los Palmeras en cierres musicales y humorísticos inolvidables.

 

 

— Un “no” sobre la hora. Ben Hur de Rafaela era el mejor equipo de la Liga Nacional de Básquetbol. Y el nacido en San Cristóbal, Diego García, se llevaba el premio mayor de la noche en Santa Fe. Estaba todo acordado: la organización pondría a disposición un coche con chofer para llevar “descansado” al basquetbolista a Junín, donde al otro día comenzaba el Súper 4. A último momento, Julio César Lamas —el entrenador de Ben Hur, luego DT de la Selección Argentina— no le dio al jugador la autorización para viajar y envió un video agradeciendo y saludando a los deportistas. Esa vez, el ganador estuvo “ausente”.

 

 

— “Lo quiero ganar yo, el otro pibe tendrá tiempo”. Era un final apretado, mano a mano, entre los méritos del consagrado Carlos Manuel Baldomir y el prometedor Germán Chiaraviglio que empezaba a dar que hablar. Un día antes, llegó el llamado del “Tata” con su imposición: “Voy a la cena si me aseguran que lo gano yo. Es mi último premio, el otro pibe, Chiaraviglio, ya tendrá tiempo de ganarlo… es muy joven”. La Agencia Santa Fe Deportes lo eligió como el mejor de Santa Fe al atleta: a los pocos días, el mismo Chiaraviglio ganaba el Olimpia de Oro.