La alimentación puede convertirse en el recurso ideal para cuidar nuestra piel. En esta nota conocemos los beneficios de los productos que contienen antioxidantes y cómo podemos incorporarlos a nuestra dieta diaria.

Textos. Revista Nosotros. Fuente: Michelle Farr.

Los antioxidantes son compuestos químicos que, entre otras funciones, tienen la capacidad de reducir el desgaste y deterioro de la piel. Encontramos estos recursos naturales en los alimentos, así es que estos se convierten en un recurso ideal para cuidar el paso del tiempo.


TIPS PARA INCLUIR ANTIOXIDANTES

– Consumir frutos rojos: Frutillas, frambuesas, arándanos. Los mismos contienen antocianinas, potentes antioxidantes.
– Incluir pequeñas porciones de frutos secos: Nueces, almendras, avellanas, entre otras. Son ricos en ácidos grasos omega 3 y 6, además de fuentes de vitamina E, que actúa en la regeneración celular.
– Utilizar como condimento aceites vegetales (siempre crudos): En las ensaladas o para agregar al final de la preparación. Estos también son ricos en vitamina E.
– Comer palta y kiwi: Si bien se deben cuidar las cantidades, ya que es un alimento altamente calórico, las propiedades de la palta para la piel son muy beneficiosas. Contienen también ácidos grasos e importante cantidad de vitamina E, por lo tanto además de desacelerar el proceso de envejecimiento, disminuye los efectos perjudiciales para la piel que trae aparejada la exposición solar. El kiwi es una de las frutas más ricas en vitamina C, posee antioxidantes que ayudan a retardar el paso del tiempo en tu piel, además de ser muy baja en calorías.
– Recordar siempre la importancia de tomar entre 2 y 3 litros de agua por día ayuda a la piel a verse más hidratada, entre muchas otras funciones beneficiosas para el organismo.

Seguir estos consejos y combinarlos con el nuevo tratamiento ALQUIMIA que ofrece Michelle Farr dará como resultado una piel suave al tacto, que además, lucirá sana y natural.