La célebre soprano internacional hizo un alto en su intensa actividad para celebrar en su casa santafesina un nuevo año de vida, rodeada de familiares y amistades que la acompañaron en el festejo a pura pasión: todos con rojo.