Dificultad/ Fácil
Porciones/ 12

 

Ingredientes/

 

  • 115 gr. de manteca o margarina sin sal a temperatura ambiente
  • 220 gr. de azúcar
  • 3 huevos
  • 200 gr. de harina
  • 1 1/2 cdta. de polvo de hornear
  • 120 ml. de leche descremada
  • 1 cdta. de esencia de vainilla
  • Colorante en pasta (rojo, azul, amarillo y verde)

 

Preparación/

 

Precalentar el horno a 180ºC. Preparar un molde para cupcakes con 12 pirotines de papel.

 

Tamizar la harina con el polvo para hornear en un bol y reservar.

 

Batir la manteca con el azúcar hasta que se integren y la mezcla se aclare. Añadir los huevos, uno a uno, batir hasta que se incorporen.

 

Añadir la mitad de la harina y batir a velocidad baja hasta que se incorpore bien. A continuación, añadir la leche, mezclada con la esencia de vainilla y volver a batir.

 

Añadimos la otra mitad de la harina y batir a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea.

 

Dividir la mezcla en cuatro partes iguales y colocar cada una en un bol. Teñir una parte de rojo, otra de azul, otra de verde y otra de amarillo. Es importante usar colores en pasta para poder obtener colores brillantes (los colorantes líquidos quedarán apagados tras el horneado).

 

Echar una cucharada de cada color en cada una de las cápsulas, hasta que las 12 tengan una cucharada de cada color.

 

Hornear por 25 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio. Dejar enfriar en el molde 5 minutos y después pasar los cupcakes a una rejilla, hasta que se enfríen por completo.