En el restaurante Galcerán tuvo lugar un encuentro de arte y vinos. Las paredes de la sala central se vistieron con cuadros de Ricardo Calanchini, y las copas se llenaron con vinos seleccionados, conjunción sensorial que alentó las conversaciones y multiplicó las expresiones de afecto entre los comensales.
FOTOS. MANUEL FABATÍA