Con delfines entrenados buscan salvar a la vaquita marina en México


Cuatro delfines entrenados por la Armada de Estados Unidos llegaron al Alto Golfo de California para localizar vaquitas marinas, la marsopa más pequeña del mundo, para capturarlas y llevarlas a una reserva, en un esfuerzo por salvar a esa especie de la extinción.

 

El ministro de Medio Ambiente de México, Rafael Pacchiano, informó hoy sobre la llegada de los cuatro delfines nariz de botella como parte del Programa Vaquita CPR (conservación, protección y recuperación), una medida de emergencia para trasladar a las vaquitas que quedan a un santuario temporal y asegurar su reproducción.

El santuario se ubicará dentro del Alto Golfo de California, a unos 27 kilómetros de la playa de la comunidad de San Felipe, en el estado de Baja California. De acuerdo con los expertos, será como un corral acuático al que serán llevadas las vaquitas.

 

“Tenemos frente a nosotros la oportunidad de evitar la desaparición de una especie que México comparte con el mundo, y confiamos en que estos esfuerzos tendrán resultados positivos”, indicó el ministro mexicano.

 

La vaquita marina es una especie endémica del Golfo de California y con menos de 1,50 metros de largo y unos 40 kilos, es el cetáceo más pequeño del mundo. Se deja ver con poca frecuencia y su población se estima en unos 30 ejemplares.

 

En 2015 el gobierno mexicano inició un plan para salvar a la pequeña marsopa. En junio de este año se estableció una veda permanente en el Alto Golfo de California a la pesca con redes de enmalle, principal peligro para este animal, que queda atrapado en ellas y muere.

Pese a la veda, el uso de redes de enamlle, utilizadas para pescar totaba -un pez muy codiciado en China y que también se encuentra en peligro-, ha continuado. Los Gobiernos de China y México acordaron en septiembre luchar contra el tráfico de este animal y así ayudar a salvar también a la vaquita.

 

Pacchiano explicó que con los delfines entrenados en localizar vaquitas, estas serán trasladadas primero a una estación terrestre en San Felipe para ser examinadas por especialistas. AHí serán mantenidas en piscinas de plástico por un par de días antes de ser llevadas al santuario temporal.

 

Para la construcción del santuario se destinarán tres millones de dólares. Según explicó Lorenzo Rojas, uno de los especialistas de la Secretaría de Medio Ambiente, al diario La Jornada, los cuatro delfines de la Armada estadounidense empezarán la jornada de búsqueda de vaquitas el 11 de octubre y terminarán en noviembre.

El rápido descenso en la población de vaquitas -que en 2015 contaba con 100 ejemplares- ha llamado la atención de diversas organizaciones ambientalistas y de activistas como el actor Leonardo DiCaprio, que en junio se reunió con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto para discutir un plan de emergencia para salvar al cetáceo.

 

Las estimaciones de la organización ambiental WWF indican que, si la población de vaquita marina continúa decreciendo, para 2018 ya no habrá ningún ejemplar.

Previo Bon Jovi, Depeche Mode y Radiohead al Salón de la Fama del Rock
Siguiente Sumatra, calidad y calidez