La depilación láser masculina, hace tiempo que dejó de ser un tema tabú para muchos hombres y hoy en día se ha convertido en un ritual más de belleza para muchos de ellos. El centro de estética Michelle Farr explica la importancia de realizar estos tratamientos con los mejores especialistas.

Textos. Michelle Farr.

 

La depilación láser, se basa en tratar con una luz muy específica una zona, con el objeto de eliminar el pelo. Si el tratamiento es eficaz y está realizado correctamente bajo supervisión médica, el pelo se elimina de forma permanente.

El tratamiento consta de una serie de sesiones, que se deben realizar cada 30 a 60 días unas de otras, dependiendo del lugar del cuerpo en el que se haga. Al respecto, las zonas más demandadas: pecho, abdomen, espalda, hombros, barba y piernas.

Se considera que un tratamiento es exitoso cuando se logra la eliminación permanente del 85-95 % de los pelos de la zona tratada, luego de finalizar todas las sesiones.

Cuando la sesión se realiza correctamente, el Láser Médico Soprano produce la eliminación permanente de los folículos, haciendo que tengamos menos densidad de pelo sesión tras sesión.

Con el paso de los años, pueden aparecer algunos pelos nuevos, debido a cambios hormonales, uso de diferente medicación o por causas referidas a las células madre. Esto es normal.

También es oportuno aclarar que la palabra definitiva es demasiado categórica en este caso.

No olvidemos que la piel cuenta con millones de folículos que pueden producir pelos y que todo el pelo de nuestro cuerpo tiene tres estadíos que no necesariamente coinciden entre sí: crecimiento, reposo y caída.

Asumamos que es un tratamiento que necesita de una determinada cantidad de sesiones en general y con cierta regularidad.

Los recaudos que sí o sí se deben tomar:

– No aceptar imitaciones. Usar equipos no certificados pone en riesgo la salud.

– Elegir bien y asegurarse que sea Soprano y con profesionales idóneos y capacitados en la operación de este tipo de láser.

– Si se tienen problemas hormonales, mejor estabilizarlos primero.

– No tomar ni exponerse al sol 48 horas antes y después del tratamiento.

– Consultar antes de empezar cualquier tratamiento.