Descubren cómo las bacterias se hacen resistentes a los antibióticos


Científicos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) descubrieron un mecanismo molecular que explica cómo las bacterias se hacen resistentes a los antibióticos, lo que podría ayudar a desarrollar nuevos fármacos contra las bacterias superresistentes.

 

La investigación publicada la revista Scientific Reports, demostró por primera vez cómo las bacterias responden a condiciones adversas, como cuando están sometidas a tratamientos farmacológicos.

 

El grupo de investigación sobre infecciones bacterianas y terapias antimicrobianas del IBEC, liderado por el doctor Eduard Torrents, se especializó en el estudio de la cepa bacteriana “Pseudomonas aeruginosa”.

 

Esta cepa puede causar infecciones pulmonares crónicas graves en pacientes con fibrosis quística (FC) a los que daña gravemente la función pulmonar, aumentando el riesgo de insuficiencia respiratoria e incluso causando la muerte.

 

Según explicó Torrents, uno de los sistemas reguladores globales de la “Pseudomona aeruginosa”, AlgZR, es el responsable de convertir las bacterias en el fenotipo asociado a la enfermedad crónica, conocido como mucoide.

 

Estudiando la regulación de estas bacterias bajo condiciones estresantes, los investigadores descubrieron que AlgZR también controla cómo se modula la síntesis de ADN, permitiendo a las bacterias reaccionar ante estas condiciones.

 

Para Torrents, “esta respuesta también podría explicar cómo las bacterias reaccionan o se adaptan a otras situaciones estresantes, como al hecho de ser atacadas por antibióticos. Este vínculo entre el estrés y el sistema AlgZR proporciona, por primera vez, una explicación molecular de cómo las bacterias pueden continuar dividiéndose bajo el tratamiento con antibióticos”, señaló el investigador.

 

Y agregó que “en la mayoría de las especies bacterianas, existen sistemas de dos componentes similares a AlgZR, por lo que se llevará a cabo más experimentos para evaluar si estos resultados son extensibles a otras especies bacterianas”.

 

A finales de 2016, la línea de investigación sobre fibrosis quística del grupo de Eduard Torrents recibió financiación de la Fundación Bancaria “La Caixa”, un impulso que, según la entidad financiara, se extenderá durante tres años, y que se une a la financiación de la Fundación Española de Fibrosis Quística.

Previo Desde hoy usar la frase “sexo débil” es despectivo, según la RAE
Siguiente Sale en marzo un disco con grabaciones inéditas de Jimi Hendrix