El estatal Instituto Nacional de Biodiversidad (Inabio) de Ecuador anunció hoy el descubrimiento de una nueva especie de colibrí en proceso de extinción en un ramal de la Cordillera de los Andes.

El ave fue localizada por primera vez hace un año por los investigadores, que registraron el intenso plumaje azul del cuello que lo diferencia de otros tipos de colibrí. Posteriormente, se realizaron las investigaciones para determinar fehacientemente que se trata de una nueva especie.

El equipo censó unos 300 individuos que viven en zonas húmedas de la provincia de Loja limítrofe con Perú y establecieron que se trata de una especie “críticamente amenazada”.

Entre los investigadores hubo expertos del Museo de Zoología de la Universidad de Copenhagen y de la Universidad San Francisco de Quito.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, se sumó al anuncio del descubrimiento y pidió a los ecuatorianos en la red Twitter que celebren “la inmensa y maravillosa diversidad con las que Dios ha bendecido” al país.

El Colibrí, llamado también en Ecuador “picaflor” por su vuelo suspendido al tomar el néctar de las flores, es un ave con 340 variedades en el planeta.

En Quito es el ave insignia que denomina a la ciudad como capital mundial de los picaflores, por existir en la zona 55 clases de colibríes.