Diez consejos de belleza facial para antes de dormir


La noche es una aliada para librar la piel de las impurezas a las que está expuesta durante el día. Presentamos diez consejos para llevar a cabo antes de dormir y conseguir así una piel radiante.

Limpiar en profundidad. Es uno de los consejos más habituales, pero limpiar la piel tras un largo día es lo más importante al llegar a casa. Los dermatólogos aconsejan desmaquillar y lavar la cara con agua tibia y jabón, el mejor tratamiento de belleza que podemos regalarle a nuestro cutis. El secreto de una piel radiante reside en una buena higiene facial.

Exfoliar. Además de limpiar puedes exfoliar para limpiar en profundidad una vez por semana, tanto la cara como los labios. En las perfumerías y farmacias cuentan con gran variedad de exfoliantes, pero si no te convence esta idea siempre puedes fabricarte uno casero, rápido y sencillo.

Tonificar. Este es un paso que la mayoría pasamos por alto, pero resulta fundamental para nuestra piel. El tónico ayuda a cerrar los poros, eliminar los restos de jabón y preparar la piel para la hidratación posterior.

Hidratar. Por la noche la piel trabaja intensamente para reparar todos los daños sufridos durante todo el día. Por eso, tras una buena limpieza también es necesario aplicar una crema hidratante que ayude a descansar, reparar y aliviar. Mientras dormimos la piel es más receptiva a los tratamientos, más permeable, los activos penetran y se absorben más fácilmente. Hidrata la piel desde la cara hasta los pies.

Hacer deporte. Es otro de los grandes tópicos y, sí, hacer deporte también ayuda a mejorar la apariencia de tu piel. Realizar ejercicio horas antes de dormir también aporta beneficios a tu cutis. La actividad física aumenta la temperatura del cuerpo, ocasionando que los poros se dilaten. Además, estimula la circulación de la sangre y aumenta la cantidad de oxígeno en la piel. El ejercicio tonifica los músculos y eso mantiene tu piel firme y joven.

Gimnasia facial. Muchas nos olvidamos que los músculos de la cara también necesitan ser ejercitados como una manera de evitar la flacidez y la pérdida de elasticidad en la piel del rostro. El deporte genérico nos ayuda a mantener la piel deslumbrante y sana pero también puede venir bien realizar una serie de ejercicios (o gimnasia) facial que nos ayude a prevenir las marcas y arrugas que van apareciendo con la edad.

El pecho. Uno de los errores más comunes que cometemos en los rituales de belleza nocturnos es prestar demasiada atención a la cara y olvidarnos del resto de partes del cuerpo. La piel del pecho también necesita sus cuidados, ya que es la primera en perder colágeno y firmeza.

No olvidar del cuello y escote. Los cuidados no acaban en la cara, no hay que olvidar el cuello y escote, zonas que también están visibles. Se recomienda usar una crema revitalizante, específica para el cuello y escote. Aplicarla antes de dormir multiplica su efecto y ayudará a regenerar la piel.

Mascarillas. Las mascarillas faciales son otra vía para limpiar tu cutis de impurezas y ayudar a hidratar la piel. La idea es aplicarlas una o dos veces por semana antes de dormir. En el mercado también encontrarás gran variedad de mascarillas dependiendo de tu tipo de piel y el efecto que quieras conseguir (hidratar, exfoliar, oxigenar).

Un poco de perfume. Más que uno de los rituales para cuidar tu piel es un consejo adicional para ayudar a tu relax y tu bienestar. Pon tu perfume favorito en las sábanas y/o almohada y disfruta de su aroma mientras duermes.

Previo Sophie Turner y Joe Jonas se casaron en Las Vegas
Siguiente Pasta cremosa con pollo y panceta