Diferencias entre: elixir, perfume, eau de parfum, eau de toilette y colonia


Colonia: es el formato más ligero, contiene entre un 6 y un 8% de esencia. Es perfecto para las épocas más calurosas, y al tratarse de aromas ligeros se puede usar bastante cantidad sin miedo a recargar demasiado. La parte negativa es que el olor no durará demasiado, por lo que se deberá que repetir la aplicación a lo largo del día.


Eau de toilette o agua de colonia: la concentración de esencia varía entre el 8 y el 15%. Las fragancias siguen siendo frescas pero aumenta la fijación, llegando a durar el aroma hasta tres horas. Este formato es perfecto para usar en verano así como para los usuarios más jóvenes que aún no se atrevan con los perfumes.


Eau de parfum o agua de perfume: la concentración de esencia aumenta hasta el 16 o 18%, y la duración de la fragancia sobre nuestra piel puede llegar a las seis horas. Es una buena alternativa a los perfumes puros, ya que al ser menos concentrados suelen ser también más económicos.


Parfum o perfume: se habla de una concentración mucho más elevada, del 20 al 30%. La duración puede llegar a superar las ocho horas o incluso más en el caso de algunas firmas. Al llevar una cantidad tan concentrada de esencia hay que dosificar mucho su aplicación y usar pequeñas cantidades en sitios estratégicos como las muñecas o el cuello. Mejor reservar su uso a los meses de invierno y a las ocasiones más formales.


Elixir: algunas marcas comercializan también sus fragancias en formato elixir. En algunos casos se trata del mismo perfume con algo más de concentración y en otros se trata de una versión más intensa en la que varían algunas de las notas del perfume original. Suele venderse en frascos de 30 ml y con un precio bastante más elevado.

Previo Cataratas del Iguazú: Patrimonio Natural de la Humanidad
Siguiente Elegir es “por venir”