Son mujeres, diseñadoras y emprendendoras. Disfrutan del desafío de crear tendencia lejos de los grandes centros de la moda y hoy nos muestran lo mejor de sus colecciones para esta Primavera-Verano.

Créditos
Textos. Revista Nosotros
Fotos. Iván Olivares (Instagram: Olivares.ok)
Estilismo. Marta Didier
Make Up. Sol Torres (Instagram: Soltorresmakeup)
Modelo: Victoria Duranb para Leichner Models.

Se abren paso con sus diseños, su entusiasmo y mucho esfuerzo. Cada una con su estilo, su historia y sus convicciones.

 

En esta edición, y con la excusa de un especial de moda para recibir la primavera, conocemos el perfil de Mona, Rosario, Alina y Melisa, cuatro diseñadoras que dan vida a Esde Mona, Batahola y Cornelia Blair. Además espiamos sus nuevas colecciones para la temporada que se viene y escuchamos sus recomendaciones para saber qué no puede faltar en los guardarropas.

Básicos esenciales y algo más

Nombre: Mona Torregiani
Edad: 46 años
Profesión: Licenciada en Ciencia Política
Nombre de la marca: Es de Mona
Tiempo en el mercado: 3 años

“Siempre disfruté del proceso de diseño pero solo lo hacía para mí -recuerda Mona-. Soy licenciada en Ciencia Política y docente universitaria pero estaba en la búsqueda de qué más hacer.

Teniendo en cuenta que con 40 años no es muy sencillo conseguir trabajo y que no quería atarme a horarios -soy mamá de tres varones- todo me conducía a armar algo propio. Automáticamente pensé en la ropa, era un pendiente absoluto. Volví de un viaje inspirada, decidida, y así es cómo hace tres años empecé de cero, buscando y generando cada parte del proceso”. Desde entonces Esde Mona no para de crecer.


El concepto de la marca es el de crear ropa súper accesible en todo sentido: fácil de usar, cómoda, canchera. Se trata de prendas básicas esenciales y atemporales. A esto se suman los buenos géneros y colores plenos.

“La ropa que diseño está pensada en cómo me gusta vestirme y sentirme: cómoda y con algo diferente”, explica y recuerda que en un principio pensaba que su público eran mujeres de su edad que quieren estar bien todo el día sin gastar una fortuna. Con el correr del tiempo se dio cuenta que un básico esencial va mucho más allá. Y se alegra porque las tendencias acompañan uno de sus estilos favoritos: el oversize.

Al hablar de las dificultades de producir moda en Santa Fe, la diseñadora aclara que todo en Esde Mona es santafesino: “Las telas las compro acá, la confección es acá, todo el proceso es local y me gusta que así sea. Es un desafío porque lamentablemente faltan cosas, pero eso se valora. Es un plus transformar las limitaciones y con poco, hacer mucho”.


Para inspirarse comienza investigando qué se usa en cuanto a colores, texturas y estilos; y mirando qué telas hay en el mercado. Son los géneros los que le marcan qué hacer. “No tengo limites en cuanto a los materiales con los que trabajo, me gustan tanto los géneros lánguidos como los más armados, siempre que sean lo más naturales posibles. El gran encanto es hacer prendas que salgan de la obviedad y sorprendan”. La propuesta de Esde Mona para esta temporada son los pantalones y remerones en varias texturas.

Vuelos, muchos vestidos y camisas. Además, se agrega algo de noche como novedad. Su prenda favorita -de esta colección y de siempre- es la camisa: “Amo las camisas y las millones de posibilidades que ofrece”.


Con voz propia

Nombre: María del Rosario Angeloni.
Edad: 23
Profesión: Diseñadora de Indumentaria
Nombre de la marca: Batahola
Tiempo en el mercado: 1 año

Rosario tiene que claro que diseñar moda de forma independiente en Santa Fe supone varios desafíos, sin embargo también sabe que en definitiva “lo importante es ser persistente, tener en claro lo que uno quiere, para qué y para quién; no darse por vencido”. Luego de recibirse se propuso crear su emprendimiento y sus padres acompañaron la iniciativa, el proyecto de la marca propia lo construyeron juntos.


Qué define a Batahola: la creación de diseños muy clásicos pero con una moldería que sale de lo cotidiano. A esto se suman detalles como bordados, estampas y avíos. “Nos interesa mucho que nuestras prendas ‘digan algo’, las frases que acompañan a cada una son muy pensadas, intentan representarnos y representar a las mujeres que nos eligen”, explica la diseñadora. Agrega que una de las fortalezas que tiene la marca es el abanico de edades a las que apunta, el cual variado y amplio gracias a la moldería y calidad de los géneros que utiliza. El objetivo es que cualquier mujer pueda sentirse identificada y cómoda con una prenda Batahola.

“Mucho es lo que me inspira a la hora de crear -cuenta- desde cosas y situaciones sencillas y cotidianas hasta otras que requieren de una mirada más curiosa. Creo que la inspiración va siempre e inevitablemente de la mano del trabajo, no hay otra fórmula. Me encanta espiar otras culturas, saber de sus creencias, costumbres, su historia. Para mí es muy importante que Batahola tenga voz, diga algo de nosotras y como su nombre lo dice, proponga hacer ruido, bullicio, hacerse oír”.


Desde un principio la marca tiene como guía el lema “poco pero bueno”: hacer prendas de muy buena calidad, aunque esto signifique menor cantidad y mayor costo.

La colección de verano de Batahola es muy divertida, está inspirada en la cultura mexicana, especialmente en la Virgen de Guadalupe. “Esa virgen morena, india, que representa la unión de diferentes voces y culturas; esa virgen es para mí desde muy pequeña sinónimo de familia, amor, posibilidad, confianza, celebración”, confiesa Rosario.

¿Hay prenda favorita? “¡Sí, obvio! Es el vestido camisero -que ya estuvo presente en la colección de verano anterior- creemos que sintetiza lo que queremos contar esta temporada. Es una prenda súper versátil: puede ser usada como vestido, como túnica, sola, sobre otras prendas, para la noche o el día”.

Color y boho style

Nombres: Melisa y Alina Carrizo
Edades: 33 años y 41 años
Profesiones: Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Diseñadora Gráfica
Nombre de la marca: Cornelia Blair Accesorios
Tiempo en el mercado: Hace más de 8 años que hacen accesorios, pero el “comienzo serio” fue hace 2 años.


“Somos hermanas, nos llevamos 8 años pero siempre fuimos muy unidas. Desde chicas veíamos como nuestra mamá hacía de todo: ella se diseñaba y hacía su propia ropa. Siempre fue, y es, muy coqueta. Siempre jugábamos con sus cosas, sobre todo con sus accesorios”, cuentan las creadoras de Cornelia Blair. “Alina empezó a diseñar los primero collares con semillas -continúan- todo muy rústico… pero desde ese momento empezaron a tomar forma los futuros diseños de la marca”.

Por su parte Melisa bordaba bolsos con lentejuelas (en esa época se usaban mucho) hasta que dio con lo que realmente le gustaba y le daba paz: armar accesorios. Los hacía para ella pero luego sus amigas le empezaron a encargar. “Todo era a manera de hobbie pero luego Alina quedó sin trabajo y empezamos a verlo como un posible emprendimiento”, recuerdan.


Los diseños de Cornelia Blair se caracterizan por ser libres y únicos.

Son completos, diseñados minuciosamente para que queden perfectos. “Somos muy detallistas -reconocen- por eso no dejamos que se nos escape nada. No solemos hacer colecciones y dejarlas ahí hasta fin de temporada, siempre estamos creando cosas nuevas, no nos gusta trabajar en serie”.

Alina y Melisa buscan con sus diseños llegar a mujeres entre 25 a 60 años que buscan distinguirse, verse diferentes, sofisticadas, modernas y con estilo propio.

Aseguran que hacer accesorios en Santa Fe es difícil porque hay mucha competencia, por eso el desafío es “saber diferenciarse”.

“Nos inspiramos en el Boho Style -explican-, mezcla bohemia y hippie. Nos apasiona la joyería hindú, sus colores, diseños, las telas. Observamos siempre las tendencias europeas, y festivales musicales como Coachella o el lifestyle de Ibiza. Armamos una fusión de todo para inspirarnos. Utilizamos siempre materiales de la mejor calidad: cristales de roca, piedras reconstituidas naturales, metal fundición. También cuernos y dijes importados de la India, hacemos muy pocos modelos y no se repiten. No usamos plásticos, ni cordones de gamuza ni materiales que tienen poca durabilidad”.


La propuesta de Cornelia Blair para esta temporada tiene mucho color, al mejor estilo boho chic. Y también tiene caracoles, el ítem del verano en accesorios. La colección está conformada por collares largos llenos de color, cortos para usar superpuestos, aros argolla y tobilleras.