¿Cómo lograr que todas nuestras prendas se vean perfectamente ordenadas como las vemos y encontramos exhibidas en un local de ropa?

 

Por Nadia Novillo.

 

Al momento de organizar nuestro vestidor o placard debemos decidir qué doblar y qué colgar.

 

 

Esta decisión dependerá principalmente del espacio disponible pero, como siempre digo, el orden debe servir para facilitar y agilizar la respuesta a nuestras necesidades. Debe atender, además, a nuestros gustos y preferencias personales; según lo que nos resulte más práctico, cómodo y funcional.

 

 

Lo cierto es que la gran mayoría de las prendas pueden ser dobladas, lo que hay que tener en cuenta es que debemos hacerlo de manera prolija. Aunque resulte una obviedad; los botones deben estar prendidos; los broches, abrochados; y los cierres, cerrados.

 

 

Ahora bien, surge una nueva inquietud: ¿Cómo lograr que todas nuestras prendas se vean perfectamente dobladas como las vemos y encontramos exhibidas en un local de ropa? La respuesta es sencilla: utilizando una “doblas”, que no es otra cosa más que una guía, lo que yo llamo “tabla de referencia de doblado”. Las camisas de hombre suelen venir dobladas de manera perfecta e impecable y cuando las desarmamos descubrimos que tienen un cartón cuya función es justamente ser un molde, una referencia y guía de doblado para que todas las prendas queden iguales, con el mismo ancho, del mismo tamaño.

 

CÓMO HACERLO

 

Ahora que ya fue revelado el secreto y sabemos cómo lograr que todas la ropa esté doblada exactamente igual, con el mismo ancho; vamos a utilizarlo para doblar prendas superiores: musculosas, remeras, camisas, sweaters, sacos de lana o hilo, buzos, canguros; también para vestidos y faldas (siempre que el género permita el doblado), camisones, batas, conjuntos de pijamas, conjuntos de ropa deportiva, pañuelos, chalinas, pashminas y bufandas.

 

 

Como sugerencia, les recomiendo que los conjuntos vayan juntos. Esto aplica para todo lo que conforme un equipo: pijama (short y musculosa, pantalón y remera), ropa deportiva, pantalón y camiseta de fútbol (o tenis, rugby, basquet, etc.), mallas y polleras de danza, uniformes del colegio. De este modo se evita la pérdida de tiempo de buscar y no encontrar o no saber dónde se guardo una de las partes. En el caso de los niños, esto los ayuda a que se puedan vestir solos sin tener que depender de un mayor que los ayude para darles la ropa. La idea es que la parte inferior, como por ejemplo un short, quede contenido dentro de la parte superior, la remera, como si fuera un paquete.

 

Una vez que tenemos todo divinamente doblado, debemos decidir dónde ubicarlo. De acuerdo al diseño de nuestro vestidor o placard, las opciones serán estante o cajón.

 

Por lo general, todos tenemos la costumbre de apilar las prendas. Quiero presentarles un nuevo criterio de orden: el Método de Doblado Vertical, al estilo fichero, que nos propone la experta organizadora japonesa Marie Kondo. Es una genialidad ya que nos permite optimizar y maximizar el espacio, y a la vez visualizar todo lo que tenemos.

 

Le decimos adiós a esas pilas interminables de remeras movedizas y resbaladizas; que hacen que cuando sacamos una, se caigan todas y nos obligar a tener que acomodarlas permanentemente.

 

Si tomamos las prendas y las doblamos al medio una vez más podremos colocarlas de manera vertical dentro de un cajón o dentro de “el famoso contenedor”.

UN GRAN ALIADO

 

Les cuento que el contenedor es un gran aliado cuando tenemos muchas prendas y el espacio es reducido o acotado, ya que duplicamos la capacidad de guardado.

 

El contenedor cumple una función similar a la de un cajón, con el beneficio de que podemos cambiarlos fácilmente de lugar según las distintas estaciones y cambios de temporada. En el caso de una mudanza, se súper simplifica el traslado. Otras de las grandes ventajas del uso del contenedor es que, tal como su nombre lo dice, las prendas quedan contenidas. Al sacar una, el resto no se cae ni se desacomoda. Esta herramienta resulta ideal para todo tipo de prenda y, especialmente, para la ropa deportiva de género dri-fit.

 

Tanto hombres como mujeres quedan fascinados al implementar estos criterios para organizar sus prendas ya que les permite ganar espacio, pueden visualizar todo lo que tienen y en consecuencia comienzan a usar más sus prendas, incluso algunas que tenían olvidadas. El beneficio extra es que de esta manera resulta muy simple y fácil que el orden se mantenga en el tiempo.

 

DIY

 

Podemos reemplazar los contenedores por otros elementos que cumplan la misma función: cajas, cestas, canastas, latas, etc. Un consejo “Do It Yourself” (DIY, que significa “hazlo tu mismo”) es reciclar cajas que tengamos y cuyo tamaño se adecue al vestidor. Se pueden revestir con algún papel que puede ser de un color liso o con un lindo diseño que nos guste. Al verse todas iguales y quedar unificadas, estas cajas van a generar y transmitir la misma sensación de orden que los conocidos y típicos contenedores.

 

TIP

 

El tamaño de una tabla de referencia de doblado es el de una hoja A4, con lo cual ustedes en sus casas pueden utilizar una revista o incluso valerse de una tabla de cocina, algunas tienen un diseño que se adapta muy bien para ser usada para doblar las prendas.