Previo Tiempo de hilvanes y de besos
Siguiente "La vieja guardia": el cine de acción ya no es terreno exclusivo de los hombres