La belleza única y salvaje de Santorini y Mykonos encantan al viajero en un recorrido de ensueño.

Textos. Vacaciones Felices.

Molinos en Santorini.

UNA ISLA EN AZUL Y BLANCO

Santorini es la joya de las Cycladas, es absolutamente diferente a cualquier isla. Es un pueblo mediterráneo colgado sobre el acantilado con vistas a la Caldera y al mar Egeo.

Su configuración geológica le da esa belleza salvaje y única. La isla toma su forma actual tras hundirse la caldera del enorme volcán. Su capital es el pueblo de Thira y su principal puerto, el de Acinios. Su suelo principalmente es volcánico. Existe una teoría según la cual en Santorini pudo encontrarse la perdida Atlántida… a los griegos al menos, así les gusta creerlo.

Aquí cada detalle es belleza, tiene forma de media luna y en su parte interior, existen otras islas más pequeñas pero muy bellas, donde antiguamente estaba el gran volcán. Desde la antigüedad es un tierra que está envuelta por el misterio y el mito. Una isla con importante desarrollo ya en el período minoico que hace ya más de 3.500 años reventó de manera violenta. En 1860 se descubrieron restos arqueológicos durante la puesta en marcha de una cantera destinada a proporcionar pumita para la construcción del canal de Suez.

Aunque de pequeño tamaño, Santorini tiene preciosos y pintorescos pueblos que merece la pena conocer y visitar, poblaciones que se destacan por tener alojamientos y hoteles colgados sobre el acantilado. Por sus playas, vida y tabernas deberemos conocer especialmente Kamari y al pueblo de Perissa.

Sus playas largas y calas recónditas tienen un denominador común: la belleza de lo volcánico, de la arena negra, de un agua de azul intenso. Playas de arena roja, como si el mismo planeta Marte se hubiera bañado en estas aguas. Las más conocidas e imperdibles son las de Kamari, Perissa, playa Roja, playa Blanca y Perivolos.

Mykonos

MYKONOS, LA MÁS COSMOPOLITA

Probablemente Mykonos sea la más famosa isla griega. Tiene un paisaje típicamente cicládico. Es árida y está rodeada de magníficas playas. Debe su fama a la belleza de su capital, Chora, a sus casitas de pasajes estrechos y entrañables, así como a sus numerosas playas. Es una isla muy visitada, con una vida nocturna muy acentuada y loca. Dado que su tamaño es pequeño, todo el mundo está cerca de los demás, por lo que dicen es el mejor lugar para entablar relaciones.

Según la mitología griega, la isla fue nombrada así por el héroe Mykono, hijo de Apolo, por lo tanto es la isla de la luz, pues aquel de quien tomó su nombre tenía vínculos familiares con el luminoso dios. Se dice también que el legendario Hércules mató a los gigantes cuyos cuperos petrificados formaron las rocas de la isla.

Chora, la capital de la Isla Mykonos, tiene como característica representariva su arquitectura de formas redondeadas, pintadas de riguroso blanco y con las carpinterías de ventanas y puertas en colores vivos pastel. Callejuelas estrechas por dos motivos: el primero protegerse del sol y segundo del viento que sopla tan fuerte, especialmente en verano.

En el pueblo de Chora debemos visitar la Pequeña Venecia, encontramos al Pelicano, pasear por los Molinos de Mykonos y visitar su pequeño Museo Arqueológico.

Las playas de Mykonos son pequeñas en tamaño pero sus playas miden kilómetros, lo que han hecho de esta isla una de las más afamadas de Grecia, especialmente por la calidad de sus aguas, sus arenas y sus playas. Entre las más conocidas están Super Paradise, Paradise, Agrari, Elia, Psarou, Paranga y muchas playas y calas apartadas.

Pequeña Venecia, Mykonos

Vacaciones Felices recomienda:

– Recorrer el típico barrio de Plaka, donde está la auténtica raíz griega para degustar sus exquisitas comidas típicas, Si vas de noche, su alegre danza y música son imperdibles.

– En las islas Mikonos y Santorini, perderse en el encanto del azul y blanco de sus playas.