El encanto de los dibujos


La artista visual Nydia Andino expone en el Museo de Arte Contemporáneo de la UNL su muestra “Romance de un autito rojo”, una obra autobiográfica sobre sus viajes a Rusia, donde se exponen dibujos digitales que se resignifican con técnicas de realidad aumentada, realidad virtual y animación. Aquí, una charla sobre el proceso creativo, sus inquietudes artísticas y la relación entre arte y tecnología.
Textos. Mili López. Fotos. Pablo Aguirre y gentileza.

“Quiero ver una sonrisa dibujada”, dice la artista visual Nydia Andino casi como una carta de presentación cuando se le pregunta sobre lo que espera generar en los visitantes de su muestra “Romance de un autito rojo”, que se expone en las salas del Museo de Arte Contemporáneo de la UNL (Bv. Gálvez 1578) hasta el 1° de septiembre de martes a viernes de 9 a 13 y de 16 a 20, y sábados y domingos de 17 a 20.


Nydia habla mucho, se ríe, se pregunta y se contesta. Tiene la frescura de la inocencia y la sabiduría de haber vivido. Le apasiona su relación con el arte, le gustan los cruces de lenguajes y el trabajo en equipo. Disfruta de cada momento de montaje, de charla y de intercambio. Sus historias de vida nutren su proceso creativo.


Si bien incursiono en la pintura, los grabados, los objetos, desde hace un tiempo realiza dibujos digitales con una tablet. Elige una paleta de colores “brillantes”, dice y agrega “la tablet te da muchas sorpresas, te brinda colores nuevos, mezclas”. La historieta, el humor, la ironía, el relato biográfico, la relación con las vanguardias artísticas son algunas de sus cartas jugadas.


“Me gusta mostrar la vida cotidiana, me divierten las anécdotas y me emocionan las historias de la gente”, cuenta Nydia y nos invita a dejarnos encantar por sus dibujos. Ese encantamiento que permite sumergirnos en su obra y bucear por otros universos creativos. Poder experimentar el hecho artístico como catalizador de emociones, sentires, pasiones, y poder crear múltiples y diversas miradas sobre el arte, la cultura y la vida.

Entre las flores, Nydia Andino se pasea en su autito rojo.


Historias mínimas


Una señora de cabello alocado maneja un autito rojo por un recorrido onírico entre su ciudad natal, la ciudad de Santa Fe y la capital rusa, Moscú. Se mira al espejo y ve sus cabellos indomables, sale a la calle principal que es Arbat y busca un supermercado para comprar una crema para peinar y descubre que el nombre está en inglés “Supermarket”.


Estas historias mínimas son contadas en dibujos digitales realizados con una tablet gráfica. Esta señora es Nydia Andino, la protagonista de su propia obra. Su hijo vivía en Rusia y ella fue de visita en tres ocasiones, vivió y experimentó la ciudad de Moscú no como turista sino como una vecina. “No fui a una excursión, sino que viví en Rusia, fui al súper, a la peluquería, al subte, al museo y todo eso está reflejado en la muestra”, cuenta y agrega “la muestra está referida no a monumentos o los lugares emblemáticos que puede ver cualquier turista sino a la relación con la gente”.


“Romance de un autito rojo” es un relato autobiográfico, es la artista en primera persona quien interactúa con los personajes que aparecen en sus obras. La trama narrativa se compone a partir de sus viajes a Rusia y sus vivencias en los distintos escenarios. Es su dibujo en un autito rojo, en el supermercado, en las calles y los paisajes de ese país.


En un avión viaja una rubia rusa con un anillo ostentoso, la señora de los cabellos alocados le hace señas y ella le cuenta que se lo regaló él, un hindú moreno y con turbante que la acompaña en el asiento. En otra obra, la protagonista entra al Museo Pushkin para admirar las obras de Mattisse guiada por un ruso pero que le hablaba en italiano. “Los cuadros son de un francés, yo soy argentina, me hablan en italiano y estoy en Rusia. Hay una mezcla de culturas y costumbres que me interesa mostrar en las obras”.


La multiculturalidad es uno de los puntos destacados que se quieren reflejar en esta muestra. Las fronteras entre naciones y culturas se desdibujan. Es una lectura acerca de cómo el arte proporciona elementos para pensar otros planos de la cultura, otros planos de la vida.

Nydia Andino, artista plástica.


Laboratorio creativo


A Nydia le gusta el diálogo de sus muestras con otras artes o disciplinas del conocimiento. Por eso en sus exposiciones hay cruces con la literatura, la danza, el cine, las artes escénicas que se hacen protagonistas en intervenciones concretas con las obras. En este caso, con “Romance de un autito rojo” fue más allá y se alió a un equipo de trabajo de estudiantes y docentes de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) de la UNL, para “darle vida” a sus dibujos.


“Estaba trabajando con adivinanzas. Hice veinte adivinanzas y le digo a mi amigo Miguel Benassi que siempre está, qué bueno sería que estas adivinanzas sean con sonido en lugar de tenerlas escritas, quiero que las adivinanzas hablen y él me presentó al querido Néstor Calvo y su equipo”.


Con el profesor Néstor Calvo, recientemente fallecido, y luego tomando la posta la arquitecta María Victoria Paredes, se formó un laboratorio creativo donde se diseñaron programas puntuales para que los dibujos de Nydia se puedan “mirar” en otra dimensión. El resultado son dibujos digitales que invitan al espectador a la interacción digital con realidad aumentada, realidad virtual y animaciones.


“Cuando empezamos a trabajar Victoria me preguntó, qué querés lograr con esto y me quedé pensando y le dije: quiero lograr una suave sonrisa”, cuenta Nydia y sonríe de la inocencia de su frase y al mismo tiempo arremete “hace años que me dedico a esto porque me apasiona y es eso lo que me mueve”.


Los vínculos entre lo analógico y lo digital, lo digital y lo digital, lo digital y lo espacial se concilian para expandir esta propuesta visual que pretende el disfrute y el juego del espectador. “Esta unión entre arte y tecnología no me parece rara porque uno está rodeado de tecnología.

Además, es una puerta de entrada para disfrutar del arte visual porque permite que muchas personas puedan conocer así la obra de los artistas. Creo que la tecnología acerca el arte a la gente”.

Embriaguez, las flores danzan al ritmo del “Vals de las Flores” de Tchaikovsky.


Experiencia MAC


Desde hace dos años el Museo de Arte Contemporáneo de la UNL depende de la Secretaría de Ciencia, Arte y Tecnología. Esto más allá de la nomenclatura implicó e implica una postura en relación a las políticas culturales y de gestión, poniendo énfasis en este cruce entre arte y tecnología.


Asimismo, se ancla al nombre del Museo un concepto que es Experiencia MAC, donde la mirada se posa sobre la comunidad, sobre el visitante y sus múltiples posibilidades de construcción de sentidos. Sobre esa experiencia sensible de tomar contacto con el hecho artístico.


Estos dos puntos encuentran su máxima expresión en esta muestra, donde las tecnologías dialogan con el arte y además es una muestra dinámica, una muestra que invita a “hacer”. Así, la artista trabajó con la docente e investigadora Nidia Maidana en el marco teórico y en un guión narrativo que permita a quien recorra la muestra poder sumergirse en el imaginario de Nydia Andino. El recorrido comienza con la escucha de acertijos en distintos idiomas que se descubren a partir de la realidad aumentada. El autito rojo se mueve en las paredes del Museo cuando detecta el movimiento del visitante. Los anteojos de realidad virtual invitan a recrear una receta de panqueques en una casa de Moscú. Una bicicleta con visor muestra los primeros dibujos digitales en diapositivas que convive con impresiones de los dibujos digitales.


La historieta está presente en el pasillo del museo con viñetas que convidan a la risa y la ironía. Una pintura de Néstor Calvo convoca al recorrido de la última sala, donde el visitante se sumerge en un clima de ensoñación con el “Vals de las Flores”, de Tchaikovsky, mientras en una animación la protagonista mira obras de Mattisse. Cuadros con luces cierran esta multiplicidad de dispositivos y soportes que permite al visitante sentirse parte de esta historia.

Equipo de trabajo
Además de Nydia Andino en la idea y proyecto de muestra e imágenes digitales, Miguel Benassi realizó el acompañamiento en construcción de obra, Nidia B. Maidana trabajó con los textos y el asesoramiento teórico, y el diseño de montaje y dispositivo de exhibición fue realizado por Nicolás Prus.


En las técnicas y la colaboración en recursos tecnológicos para desarrollo e instalación de la muestra participó el grupo de trabajo de FICH UNL, compuesto por el Dr. Pablo Novara, el Ing. Francisco Mainero, el Tec. Joaquín Ortiz, el Tec. Leandro Palmieri, el alumno en Ingeniería Informática Gustavo Palmieri, el Lic. Jorge Prodolliet y la Arq. María Victoria Paredes.


En la colaboración en recursos tecnológicos para instalación de la muestra participó el grupo de CEFIECS FCM UNL.

Previo “La vida da revancha”
Siguiente Mujeres con cuerpos naturales, las elegidas en las pasarelas argentinas