Un continente que cabe en un país, un país que cabe en tu corazón y una sonrisa que no cabe en el rostro al recorrer Australia.

 Textos. Revista Nosotros. Fuente. Litorar.

Tal vez sea un lugar lejano, pero este aislamiento relativo también hace de Australia un lugar muy especial. Es el sexto país más grande del mundo, con vegetación en la mayor parte de su territorio y una flora y fauna que nos resultara exótica, porque no se encuentra en ninguna otra parte. Más del 80% de estas variedades son exclusivas: desde los koalas hasta los canguros, tiburones, serpientes y arañas y una vegetación de fábula con especies autóctonas diferentes.

Los australianos adoran la playa. Y realmente no es una sorpresa, ya que este país tiene más de 26.000 kilómetros de costa. Con esta extensión no es difícil encontrar una playa tranquila donde descansar, y también otras muy concurridas para salir con amigos y conocer gente. Tampoco es complicado bucear y hacer snorkel en sus increíbles aguas transparentes, disfrutando de un auténtico paraíso de vida bajo las mismas y con la estructura de organismos vivos más grande del mundo; o descansar en las piletas calmas de agua turquesa cubiertas de los más diversos y antiguos bosques tropicales del planeta.

Este país continente es un genuino crisol de culturas. Casi un cuarto de la población nació en el extranjero, y más del 40% de australianos tienen orígenes culturales mixtos. Ante semejante diversidad se hace difícil enumerar los atractivos que la bonita del sur tiene para ofrecernos pero alguno de los imperdibles que deberías anotar en la lista son: Sydney, Cairns y Melbourn.

SYDNEY

Es una de las ciudades más queridas del mundo y tiene un ritmo de vida soleado y vibrante que hace que sea el destino ideal para cualquier estación del año. El relajado estilo de vida de Sydney y su dedicación y cuidado del físico, hacen que sea una de las mejores ciudades del mundo para visitar y vivir. El impresionante puerto proporciona un magnífico telón de fondo para los iconos famosos de la ciudad: la Ópera de Sydney y Sydney Harbour Bridge. Con una vida cultural amplia, panorama gastronómico dinámico y un paisaje urbano de excepcional arquitectura contemporánea y colonial. Las playas famosas -a remarcar las de Bondi y Manly- y cinco grandes parques nacionales ofrecen experiencias al aire libre inolvidables. La ciudad se extiende al norte y al sur del puerto, encadenando una serie de playas doradas de fácil acceso.

CAIRNS

Como centro del Patrimonio Mundial (la Gran Barrera de Coral y las selvas Wet Tropics) y reactivado por la naturaleza, Cairns es el lugar donde empaparse del estilo de vida tropical. Descubre una ciudad excitante que se enorgullece de su patrimonio cultural y donde el tiempo parece durar un poco más. Nadar en la laguna Esplanade, probar los productos locales en los mercados de los granjeros, disfrutar de espectáculos gratuitos, comprar ropa de verano, o aventurarse en un crucero por el puerto deportivo. La ciudad es compacta lo que hace fácil moverse por ella y a sus pies tiene la barrera de coral, selvas y el territorio interior. El buceo en la gran barrera de coral quita el aliento con sus cientos de peces, corales, almejas, tortugas, estrellas de mar, ya sea sumergidos o en un barco con fondo transparente la riquísima vida submarina nos maravillara en todo su esplendor.

MELBOURNE

 

La capital de Victoria, Melbourne, se encuentra a orillas del río Yarra y alrededor de las orillas de la bahía de Port Phillip. Alabada por su sentido del estilo y la elegancia, Melbourne cuenta con festivales y eventos, las mejores tiendas de Australia, una pasión viva por la gastronomía y buenos vinos, y un floreciente interés en las artes.

La arquitectura del siglo XIX restaurada y conservada, construida tras el descubrimiento de oro, ofrece un recordatorio embriagador de una época próspera, mientras que los parques y jardines muy bien cuidados presentan un respiro terapéutico contra el ritmo de vida de la ciudad. Resulta una urbe de contrastes, de arenas deportivas de fama mundial y de jardines históricos.

Detallamos solo algunos imprescindibles, Australia es tan diversa, tiene tanto para ofrecernos que necesitaríamos escribir muchas más páginas para intentar mínimamente bosquejar esos imperdibles, es un imán que nos atrae a querer saber más y más, un sueño que nos empuja para hacerse realidad. ¡Te invitamos a descubrirla, vamos que es posible!