El placer de vagar por mundos intangibles



En la lista de las vacaciones no debe faltar nunca una buena lectura para pasar el rato. Estas son algunas sugerencias para que metas en la mochila y tirado en una hamaca, la playa, en la quinta o encerrado con el aire, te dediques a dejar volar la imaginación.  

Textos: Romina Santopietro.  

Con las vacaciones llega el deseo de tener tiempo para uno mismo, para desconectarse del mundo y conseguir que la pila de libros que venimos acopiando durante el año baje un poco.

Con ese afán de bajar también un cambio y los decibeles de la rutina diaria, los amantes de la lectura elegimos escaparnos del mundo sumergiéndonos en un libro.

Ya no importa si las páginas son reales o virtuales, la necesidad de la lectura entraña celebrar ese placer egoísta de recreación porque, convengamos, salvo que le leamos a otro en voz alta, la lectura en sí es un acto personal, íntimo. En los mejores casos, hay una historia de amor que se desarrolla en paralelo a la historia derramada en las páginas: ocurre cuando nos enamoramos de una saga o de un autor.

Hoy les traigo algunas propuestas para que, si todavía no te decidiste, te acompañen en el periodo vacacional. ¡O para agregar a la lista de pendientes del 2020!

EL INSTITUTO, Stephen King

Y sí, en mi lista no falta nunca algo de tío King. El Instituto es una excelente novela de suspenso con la que Stephen King vuelve a tocar uno de los temas de sus historias clásicas. Tiene ritmo muy ágil y está llena de momentos brutales que mantiene al lector enganchado e intentando descubrir cuál es el objetivo de las personas a cargo del Instituto.

Esta historia es protagonizada por Luke Ellis, un chico de doce años superdotado con un gran futuro por delante. Sin embargo, debido al don que tiene para la telequinesia, Luke es secuestrado y trasladado al Instituto, una instalación secreta del gobierno en la que encierran a niños con poderes mentales.

¿Qué es lo que tiene para destacar esta novela? Otra vez la mirada crítica sobre la sociedad norteamericana del Maestro del Terror, que en esta ocasión vuelve a las raíces de sus cuentos de suspenso y donde lo aterrador está conjugado por la especie humana.

LA CARA NORTE DEL CORAZÓN, Dolores Redondo

Tras el agradable paréntesis de su Premio Planeta con «Todo esto te daré», Dolores Redondo vuelve al universo de Baztán y a su personaje de Amaia Salazar con «La cara norte del corazón», una novela que nos traslada años atrás a casi los comienzos de su carrera cuando viajó a Estados Unidos a la Academia del FBI en Quantico donde conoce a Dupree, ese cerebro del FBI con el que conversaba telefónicamente en las novelas de la Trilogía de Baztán. Pero nos remonta aún más atrás, a cuando Amaia tenía doce años y vivía con su tía Engrasi.

Si en la trilogía de Baztán Dolores Redondo jugaba con la mitología vasca, con sus creencias populares, sus fantasmas, sus dioses, sus criaturas mágicas, aquí lo hace con las de Nueva Orleans, con su creencia en los zombis, esos muertos vivientes que sirven al Barón Samedi.

«La cara norte del corazón» es una novela que cautivará a los amantes de la serie y también a aquellos que no han tenido noticias de esa trilogía. Un libro atrapante, con el trasfondo caótico del Huracán Katrina. Una excelente precuela para la trilogía del Baztán, que si no la leyeron, también se las recomiendo: sus libros son: «El guardián invisible», sigue «Legado en los huesos» y el tercero es «Ofrenda a la tormenta».

LA TRILOGÍA DE COLOMBA Y DANTE, Sandrone Dazieri

El dúo de investigadores conformado por Colomba Caselli y Dante Torre creado por Sandrone Dazieri volvió a imponer el thriller como género, cuando la novela negra se erguía como la reina absoluta del suspenso. Atentados terroristas, asesinatos brutales, conspiraciones internacionales y un proyecto de raíces e intereses oscurísimos son los ingredientes de la trilogía que se inicia con: «No está solo». Un niño desaparece a las afueras de Roma. La madre es encontrada muerta y los investigadores creen responsable al marido de la mujer. Sin embargo, cuando Colomba Caselli llega a la escena del crimen se da cuenta de que algo no cuadra. Colomba formó parte del Departamento de Homicidios de Roma, pero desde hace meses es incapaz de superar lo que llama «el Desastre», hasta que este caso vuelve a llevarla a la acción.

Para resolverlo contará con un colaborador tan eficaz como peculiar: Dante Torre, un joven genio cuya capacidad de deducción solo es igualada por sus paranoias. Él también es un superviviente: fue secuestrado durante once años en un silo por un hombre que se hacía llamar «El Padre». Ahora tiene pánico a los espacios cerrados y ha hecho de su habilidad para encontrar a personas desaparecidas su trabajo.

El segundo libro es «El Ángel»: La muerte llega a Roma a las doce menos diez minutos de la noche con un tren de alta velocidad procedente de Milán. Del coche de lujo extrañamente no sale nadie. Todos los pasajeros están muertos. La subcomisaria Colomba Caselli, que acaba de reincorporarse al servicio tras su último y escalofriante caso, es quien se encarga de evaluar la masacre.

«El Rey» es el cierre de la trilogía y la explicación a todos los interrogantes planteados a lo largo de la saga. No quedan cabos sueltos ni testigos. Este es otro de los raros casos donde el lector siente que lo secuestran y lo arrastran a una historia de violencia explícita y verdades ocultas donde todo representa peligro. El bonus es que uno se deja llevar de buena gana, porque quiere saber qué es lo que pasa a continuación.

Después de una terrible tormenta de nieve la ex subcomisaria Colomba Caselli encuentra en un trastero a Tommy, un chico autista muerto de frío y en estado de shock, embadurnado de sangre, pero sin ninguna herida. Hace ya un año y medio que Colomba no es policía y pasa las horas intentando recuperarse del día en el que el hombre sin nombre estuvo a punto de matarla y del secuestro de Dante Torre, algo así como su alma gemela.

MANUAL PARA MUJERES DE LA LIMPIEZA, Lucía Berlín

El relato que sirve para titular la antología, ofrece una serie de consejos para las mujeres que se dediquen a las faenas domésticas, como hizo la propia autora. Si Paul Auster viajaba por los departamentos en donde vivió, Lucia Berlin lo hace por las casas en las que sirvió, y sus dueños.

De su experiencia como enfermera brotan algunos de los mejores relatos del volumen. «Me gusta mi trabajo en Urgencias. La sangre, los huesos, los tendones me parecen afirmaciones rotundas. No deja de asombrarme el cuerpo humano, su resistencia. Curiosas preferencias: Lo mejor de las muertes de los gitanos es que nunca hacen callar a los niños. Los adultos aúllan y lloran y gimen, pero los niños siguen correteando por ahí, juegan y ríen sin que nadie les diga que deben estar tristes y ser respetuosos. Y el alcohol, claro, la soledad, la marginalidad: El miedo, la pobreza, el alcoholismo, la soledad son enfermedades terminales. Urgencias, de hecho». Al tema de los hospitales vuelve en «Mijito», sobre una pobre muchacha mexicana que tiene un bebé pequeño que no sabe cómo cuidar. Lucia Berlin es una escritora social, con sensibilidad extrema, pero no alardea.

Una joyita para leer en formato cómodo: si un cuento no te atrae, saltás a otro que sí te atraiga.

COMETIERRA, Dolores Reyes

Cometierra logra ver dónde están los que faltan y para eso, para ver ese más allá que muchas veces es la muerte pero que también puede ser un cautiverio, necesita que le alcancen un puñado de tierra cercana a los cuerpos ausentes. La escena se repite. Ella cierra los ojos, toma el puñado de tierra y lo traga: es en ese acto cuando llega, con más o menos esfuerzo, con más o menos fortuna, el contacto con la imagen esperada, esa respuesta que puede calmar la angustia de los que van tras sus desaparecidos.

Dolores cuenta que se le apareció Cometierra en mitad de un taller literario. «Ahí la vi. Muy chica, muy flaca, con el pelo largo del color de la tierra. La vi agacharse en un cementerio, agarrar tierra y empezar a comer», dice Reyes sobre la poderosa protagonista de su primera novela, «Cometierra» una de las revelaciones del año pasado en Argentina.

Una prosa fuerte, valiente y descarnada, un texto urgente y actual, imperdible e insoslayable. Una novela inolvidable.

EL BAR DE LOS DESEOS IMPOSIBLES, Cezilla Lontrato

En el Bar de los Deseos Imposibles, todo aquello que creías que no se podía cumplir, se cumple. Quizá, un nombre más acertado hubiera sido Bar de los Deseos Posibles, pero no llamaría la atención, ¿verdad? Pero, en los últimos tiempos, el bar se está quedando sin clientes. Las personas se volvieron apáticas e indiferentes; ya no tienen deseos profundos en sus almas, solo anhelos superficiales; y el boca a boca que hizo funcionar al bar por centurias, está desapareciendo.

Las historias contenidas en este libro son el intento de cada Servidor por atraer un nuevo Deseador. Este libro se encuentra sólo en versión digital, y fue lanzado la noche de Halloween de 2019.

Claro que los deseadores, puestos frente a la realidad de poder cumplir cualquier deseo, muestran su verdadera fibra: hay deseos oscuros, hay deseos loables mal encaminados, hay deseos aparentemente inofensivos… hay que atreverse a desentrañar los relatos de este bar de deseos.

Ideal para las vacaciones, ¿no?

Previo Retinol: ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?
Siguiente Vamos de paseo