El secreto es reflejar la esencia del anfitrión


La decoradora santafesina Eugenia Román, cuenta en una entrevista íntima con Revista Nosotros que busca a la hora de ambientar un espacio y de qué modo logra su objetivo.

Soledad Vittori

 

La decoración fue sufriendo una metamorfosis en los últimos años. Antes la colocación y combinación de elementos funcionales y ornamentales en un lugar o espacio para embellecerlo no era algo esencial. Hoy cambió la forma de ver las cosas. Se busca crear un ambiente que transmita emociones, que genere sensaciones agradables a la vista.

En la actualidad la gente mira, disfruta y recuerda un lugar por su belleza. Años atrás esto se veía como algo interesante, pero no imprescindible. Mientras que, en el último tiempo, se desarrolló la idea de dar identidad de los espacios. Hacer de un lugar algo tuyo, con una impronta propia bien marcada.

Eugenia Román, una de las ambientadoras de eventos más reconocidas de la ciudad, perteneciente a una de las ramas de los servicios que ofrece la empresa Cotillón Fiesta, comenzó de joven en esta empresa aportando ideas creativas mientras todavía era una estudiante. Con pocos años en Santa Fe luego de arribar desde Entre Ríos para estudiar hotelería, y cuando estaba a punto de recibirse, Eugenia decidió emprender otro rumbo: la decoración. Desde pequeña se había dedicado a decorar fiestas de familiares y amigos como hobby. Luego, al relacionarse familiarmente con los dueños de esta firma por su pareja Matías, pudieron observar el talento innato que poseía para la ambientación.

Al respecto, Román manifestó: “El primer evento que realicé completamente sola para Cotillón Fiesta fue en el 2006 y desde ahí no paré. Pude innovar y poner mi sello en todo lo que hice. Pero nunca hubiera imaginado que me iba a dedicar a esto, a ser la encargada del rubro Ambientación. La empresa, además de ofrecer todo lo que se encuentra en el local, también brinda el servicio de sonido e iluminación que fue creciendo paralelamente al mío para poder brindar un combo completo a la hora de hacer una fiesta”.

Su forma de trabajo

Generalmente se concierta una primera entrevista muy relajada, con mates, donde no se muestran fotos ni se utiliza la computadora. En esa instancia, a Eugenia lo que más le sirve es escuchar qué quiere el cliente y qué espera que sientan sus invitados al entrar a la fiesta.

La forma en la que los protagonistas describen la sensación que buscan transmitir marca el camino donde es necesario poner el foco a la hora de ambientar. Algunos quieren que sus invitados se deslumbren, otros que se sientan cómodos, otros tantos buscan impactar; entonces con esa primer idea ya se puede saber qué es lo que esperan y por donde arrancar.

Desde ahí se parte para buscar horario, lugar, salón, etc. Con el tema de las redes los clientes llegan a la entrevista con fotos de referencia sobre los elementos que les gustan. La charla suele durar una hora y media, donde se examina cómo reflejar la esencia del anfitrión en su celebración. Según Eugenia: “Podés tener un asado a la estaca con unos foquitos en una mesa larga de estilo, de día o de noche, y pasarlo genial. Lo importante es adaptarnos a lo que el cliente prefiere. Mi meta es que mi trabajo encante, no que simplemente guste. El objetivo es crear experiencias únicas y recuerdos que los marquen para siempre”.

Además agregó: “Nuestro fuerte es no repetir nada. Como buena geminiana, me aburriría de hacer siempre lo mismo. Lo bueno es que, justamente, sobre gustos no hay nada escrito, por eso me encanta cuando llega un cliente y me plantea un desafío. O cuando nos encontramos con lugares donde hay que transformarlos por completo. Dentro de la empresa tenemos gente que sabe mucho de herrería y de carpintería, así que si hay algo que no existe, lo podemos realizar. Siempre decimos que la idea es que los invitados sepan quién los invitó, que la fiesta o el evento los represente 100%”.

Proyectos a futuro

“Estamos creando ideas innovadoras entre el sector de ambientación y el de sonido e iluminación de la firma en conjunto con algunos proveedores para ofrecer una propuesta diferente a los clientes. Pronto tendrán novedades, remató Román”.

Previo Coctelería homemade: el buen anfitrión
Siguiente El desafío de mostrar Santa Fe al mundo